Queridos lectores:

Como dicen, todo lo bueno se tiene que acabar, y desgraciadamente El Ñame no es una excepción. A pesar de que hemos disfrutado mucho poder brindarles humor durante los años que hemos publicado una historia diaria de lunes a viernes, lamentamos decirles que la cantidad de trabajo asociada a escribir dichas historias ha afectado nuestras vidas personales, y ahora nos vemos obligados a tomar otros rumbos.

Específicamente, Oscar Marrano ha descuidado completamente su higiene con tal de sacar sus historias a tiempo, al punto que su esposa lo botó de la casa: ahora él está ganándose la vida limpiando parabrisas en las luces por Río Piedras, y chiripiando de cajero en Amigo junto a Erick Pérez.

El Cangrimán se ha dado a la bebida, ha perdido completamente su habilidad de sostener una conversación coherente, y se la pasa todo el día entrando en rants en contra la Iglesia Católica, Jorge De Castro Font, y del Gobernador Aníbal Acevedo Vilá. En efecto, lo han arrestado varias veces por orinar públicamente sobre fotos de Acevedo Vilá, gritando: “¡Aquí tienes mi alivio urinario sin precedentes!”

Finalmente, la vida de El Rata ha tenido un desenlace trágico, cuando se le encontró espachurrado debajo de las gomas de una guagua de la AMA. Lo sobreviven su viuda y sus 300 hijos, los cuales ni se tomaron la molestia en nombrar.

Ah, y Feliz Día de los Inocentes. 😀