San Juan, Puerto Rico – Micrófonos escondidos en La Fortaleza colocados por rajieros adiestrados por el corresponsal ñamero El Rata, capturaron el momento que Ricky Rosselló decidió su brillante plan de declarar un toque de queda la pasada noche de Halloween, y luego declarara una igual inaudita excepción para los negocios que estuvieran transmitiendo la Serie Mundial.

Caricatura de Ricky Rosselló hecha por LUY

¿Qué joya nos regalaste este Halloween, tronco de genio? [Imagen cortesía de LUY]

A continuación la transcripción:

Rosselló: “Subordinados, hace tiempo que no ordeno algo con limitado impacto práctico pero que suene enérgico y presidencial”.

Soplapote #1: “Jefe, podemos ordenar un toque de queda por Halloween.”

Rosselló: “Idiotez que suena razonable por motivos de seguridad. Make it happen”.

Soplapote #2: “Jefe, pero hoy es el sexto juego de la Serie Mundial. Nadie podría verlo en ningún negocio porque empieza tarde”.

Rosselló: “Oh, ok. Y juegan boricuas. ¿Qué sugieres, Soplapote #2?”.

Soplapote #2: “Que el toque de queda sea extensivo a todo el mundo excepto al comercio que vaya a poner el juego en televisión”.

Rosselló: “Hmm.. Así puedo verlo yo también. Ok, make it happen!”.

Luego de este intercambio, la trulla se puso a hablar sobre lo que realmente pasó con el contrato de Whitefish por unos veinte minutos. Justo cuando estábamos perdiendo el interés en la conversación chotearon la próxima sandez con la cual pretenden distraernos. Podemos reportar este intercambio ahora en exclusiva:


Soplapote #3: “Jefe: ¿no deberíamos crear alguna otro ‘diversión’ en caso de esto explote?”.

Rosselló: “Tienes razón. Recurre al rolodex de subterfugios y entretenimiento masivo. ¿Qué dice?”.

Soplapote #3: “Echarle la culpa al cuerpo de ingenieros por la primera cosa que venga a la mente”.

Rosselló: “Hmm. Esa es difícil. Nada viene a mi mente”.

Soplapote #3: “Puedo sugerir echarle la culpa porque de seguro perderemos el bid… ¿a que Amazon no se quiere establecer en Ceiba?”.

Rosselló: “¡Excelente, Falfo!”

Este periódico le informa al residente en Fortaleza que ni se moleste en buscar los micrófonos porque nuestros rajieros amaestrados ya se las llevaron de vuelta a la alcantarilla maloliente donde reside El Rata, y las volveremos a usar en un sitio y momento de nuestra elección.