San Juan, Puerto RicoLa casa acreditadora Standard and Poor’s recientemente anunció que ha puesto las obligaciones generales de Puerto Rico en observación crediticia negativa. Por su parte, su homóloga Moody’s reveló que está lista para degradar el crédito de la Isla de la clasificación de “chatarra” a “Papel de Inodoro Marca Food Club”.

Papel de inodoro marca Food Club

El papel de inodoro marca Food Club en su variedad “Soft“, lo cual implica que espeluznantemente debe haber una variedad “Rough” [Imagen suministrada]

Ya desde diciembre Moody’s “le tenía el ojo echa’o” a las obligaciones generales de Puerto Rico, y al no ver cambio positivo en las finanzas del erario determinó que los bonos de la Isla serían considerados “Papel de Inodoro Marca Food Club” — dos grados completos debajo de “chatarra”. Según expertos economistas, cuando la clasificación baja de “chatarra”, empiezan a utilizarse diferentes marcas de papel sanitario: “Charming”, “Food Club”, y “el que usan en baño de gasolinera”.

Digamos que nadie tiene manía de pasársela apretando el papel de inodoro marca Food Club

“A nuestro parecer, denominar los bonos de Puerto Rico como ‘chatarra’ sería como darles ‘El break de la Esperanza'”, explicó Phillip Fielheuer, relacionista público de Moody’s. “O sea, la chatarra al menos sirve para algo — se puede derretir y reciclar; los nenes la pueden usar para construir casas club tetanogénicas; y cuando menos sirve como materia prima para esculturas de artistas hipsters muertos de hambre. ¿Pero los bonos del gobierno de Puerto Rico? Papel de inodoro puro y pinto –¡y ni siquiera marca Charming, que al menos es suavecito, sino marca Food Club, que sirve hasta para lijar madera!”.

Varias páginas de papel de lija

¿Papel de lija, o papel sanitario marca Food Club? ¡Tú decides! [Imagen suministrada]

Por su parte, el gobernador Alejandro García Padilla manifestó estar complacido con la decisión de la casa acreditadora, señalando que considera un logro que, a más de un año de su administración, la clasificación de los bonos del gobierno aún no sea la más baja posible. “Después que haya todavía pa’ dónde caer, ¡consideraré que estamos picando alante!”, expresó el gobernador lleno de optimismo.