San Juan, Puerto Rico – Ante una totalmente abarrotada cobacha del Centro de Convenciones de Puerto Rico, el Partido Independentista Puertorriqueño celebró ayer su tradicional rifa de candidaturas en la que más de mil participantes ganaron nominaciones oficiales a puestos electivos por esta colectividad en las próximas elecciones. El gran ganador de la noche fue el secretario general del Partido, Juan Dalmau, quien se alzó con el premio mayor, consistente de una candidatura a la gobernación con todos los gastos de transportación, representación y figureo totalmente pagos por el Fondo Electoral.

Sofisticado dispositivo que el PIP utiliza para medir el sentir del pueblo independentista y escoger sus candidatos por consenso. Y es tanto el consenso que todos los papelitos en el sorteo decían “Juan Dalmau”

“¡GANÉ! ¡GANÉ!”, se le escuchó gritar frenéticamente al Secretario mientras sostenía en alto la boleta ganadora para sorpresa de nadie. “Quiero decirles que con gran orgullo acepto la nominación como gobernador por el Partido Independentista Puertorriqueño”, declaró Dalmau tras ser ratificado como ganador del gran premio, mientras la multitud lo ovacionaba entre ensordecedores gritos de “¡Qué clase de equipo!“, “Un nuevo impulso independentista” y “¿Carlos Dalmau? ¿¿En serio??”. “Cuando la patria llama a sus mejores hijos e hijas, debemos dar el paso”, aseguró Dalmau con la humildad característica de quien, luego de pasar mucho tiempo al lado de Rubén Berríos y Fernando Martín, llega a creerse que es Rubén Berríos o Fernando Martín. “Y ahora con su permiso, que esos chavitos del Fondo Electoral no se van a gastar solos”, añadió el candidato, demostrando que tal vez sí es Rubén Berríos o Fernando Martín.

Por su parte, el presidente vitalicio del Partido, Rubén Berríos, catalogó el proceso de selección de candidatos del PIP como “un triunfo del independentismo”, y elogió la apertura y consenso con la que escogieron sus nominados. “En ningún otro partido se da este nivel de participación. ¡En ninguno!”, aseguró enfático Berríos, rechazando el argumento tradicional de falta de inclusividad que alegan sectores del independentismo no afiliados para atacar a la colectividad. “Falta de inclusividad my eye. O sea, existen 1,026 candidaturas disponibles para las elecciones generales y en el PIP tenemos 4,000 miembros. ¿En qué otro partido tiene alguien un 25% de probabilidad de ser candidato a algo solo por pertenecer al partido?”, sostuvo el veterano líder con la incuestionable lógica que le caracteriza.

Sobre los nominados, Berríos se mostró confiado de que lograrán un excelente desempeño durante la venidera contienda electoral. “Contamos con el equipo necesario para dar la sorpresa”, aseguró, en obvia referencia a lo sorprendente que sería que algún elector reconociera a los candidatos independentistas, entre los que se encuentran Juan Manuel Algo para la Comisaría Residente y Dennis Quien Sea para la Cámara de Representantes (o viceversa), así como la aplastantemente derrotada candidata al Senado en el 2008, María de Lourdes Santiago. “Qué darían los otros partidos por tener un candidato como el que vamos a tener nosotros para la gobernación”, dijo Berríos tras el anuncio de la nominación de Dalmau. “No, en serio: ¿qué darían? Podemos vendérselos baratito si lo quieren”, añadió el veterano líder mientras buscaba en eBay el precio típico de candidatos bonitillos sin experiencia administrativa alguna.

Juan Manuel Algo, primero desde la izquierda, posa con unos sonrientes Dennis Quien Sea, a la extrema derecha, y María de Lourdes Santiago. Tan pronto sepamos para qué está corriendo cada cual les dejaremos saber

Miembros del comité organizador de la actividad estimaron que el Partido logró reunir sobre 5,500 personas en un local en el que caben 2,400 sillas, lo que demuestra una vez más que la lucha por la independencia no tiene nada que ver con las matemáticas. Fuentes aseguraron que tras el anuncio de hoy, los esfuerzos del Partido se concentrarán en el proceso de reinscripción de la colectividad para las elecciones del 2016, el cual se espera completen en tiempo récord como acostumbran lograr cada cuatro años.