Washington D.C. – El Gobernador de Puerto Rico, Luis Fortuño, viajó a la capital federal esta semana para cumplir su función como el latino simbólico del partido republicano durante las reuniones sobre el presupuesto de los Estados Unidos. Durante estas reuniones el Gobernador cumplirá la importantísima función de demostrar que un hispano sí puede llegar alto en el Partido Republicano, siempre y cuando ignore cómo su partido le pasa el rolo a los latinos en los Estados Unidos.

“¿Verdá’ que me veo bien republicano (si ignoran el tan)? ¿Verdad que sí? Bueno, por lo menos me comporto como uno”, apuntó el Gobernador

“Como he dejado claro anteriormente, yo he mantenido una estrecha relación con el representante y portavoz de la mayoría republicana, Eric Cantor, desde mis tiempos de congresista, y estoy feliz de estar aquí jugando el papel del latino republicano importante en estas negociaciones”, aseguró Luis Fortuño. “Yo estoy aquí para servir de ejemplo que mientras uno se comporte e ignore el hecho que mi partido le pasa el rolo a los latinos y demás minorías en los Estados Unidos, uno puede llegar bien lejos en este partido. Digo, tan lejos como me dejen los patrones”, aclaró.

No pudimos evitar comentarle cómo podía permanecer impávido ante la oposición republicana al DREAM Act, la creación de leyes draconianas de inmigración en Arizona de parte de la legislatura local republicana o el hecho de que a ningún republicano lo agarrarían ni muerto en un show de comedia de Carlos Mencía o nadie con más melanina que Carrot Top. Ante todos estos datos, Fortuño contestó: “Yo no sé nada de eso. Yo lo que sé es que a mí me han tratado muy bien, así que no me consta”. “Good boy!!!!“, le gritó Eric Cantor al tiempo que le tiraba una galletita en la boca y le sobaba la melena.

Eric Cantor, en el momento que le da su treat a Luis Fortuño luego de… estamos jodiendo, pero ustedes entienden la idea