San Juan, Puerto Rico – La Presidenta de la Cámara de Representantes, Jenniffer González, decretó un receso de una semana para dicho cuerpo legislativo, el cual según ella le ahorrará al erario cerca de un millón de dólares. Sin embargo, un estudio independiente aseguró que la demolición completa del Capitolio terminaría economizándole al Pueblo más de mil millones de dólares.

González indicó que el receso cameral representaría grandes ahorros en materia de pago de vacaciones en exceso, salario y otros de los güelemil beneficios de los que gozan los legisladores. “Francamente el Pueblo debería agradecernos a nosotros este sacrificio que estamos haciendo esta semana”, indicó la presidenta cameral. “O sea, tras que estamos renunciando al placer que es pasar todo el santo día con gente que no soportamos y apagarle el micrófono a los de la minoría popular, también estamos abandonando por unos días el que el Pueblo nos pague la comida. ¡No que yo coma mucho, vite, pero esos son par de pesitos!”, exclamó González rápidamente, curándose en salud.

La Presidenta de la Cámara, asegurando firmemente que el cierre de la Cámara le ahorrará dinero al Pueblo, sin que nadie la contradiga

Investigando la veracidad de las declaraciones de Jenniffer González, un grupo de evaluadores independientes realizó un estudio y llegó a la conclusión que no solamente tiene la razón la Presidenta en sus cálculos , sino que, lo que es más, “el implosionar pa’l carajo al Capitolio (¡preferiblemente con todos los legisladores adentro!), resultaría en ahorros sin precedente para el erario. Por esto nos referimos no solo a economías en materia de nómina y beneficios, sino también en función de malversaciones de fondos que no ocurrirán, inversiones totonas que no se efectuarán y contratos por amiguismos que no se concederán. Si hay una mejor definición de win-win scenario, ¡que venga Dios y lo vea!”.

Imagínense esta foto con la misma cantidad de palmas, pero con menos Capitolio

Igualmente se prevén beneficios intangibles para el Pueblo, a saber: “Los periódicos podrán dedicarle menos páginas a la barrabasada del día de algún miembro de la Legislatura (para poder dedicárselas plenamente a la barrabasada del día de algún miembro de la farándula); menos candidatos durante la contienda electoral del 2012 implicará tener que soportar menos camiones con altoparlantes a toda hora; y el hecho que Jenniffer González esté fuera del panorama querrá decir que las tiendas Krispy Kreme finalmente podrán dar abasto para suplirle donas al público en general”.

Esta turba enajenada está al borde de amotinarse porque Jenniffer González ya acabó con todas las donas del día

El estudio advirtió sin embargo que la implosión de la casa de leyes no vendría sin algunas desventajas: “La triste realidad es que nuestros senadores y representantes no solo son baluartes de la impericia administrativa y de la incompetencia crasa, sino también fuentes inagotables de entretenimiento y humor no intencional. Es por esto que proponemos que se preserven algunos especímenes selectos (tales como El Chuchin y Evelyn Vázquez) que puedan seguir desempeñando su rol de payaso legislativo, pero ya sin la capacidad de promulgar leyes retrógradas y contraproducentes. Así podría lograrse un balance entre el beneficio al erario y el beneficio al humor”, concluyó sabiamente el estudio (para el alivio de ciertas publicaciones humorísticas de pacotilla que de otro modo tendrían que pasar el trabajo de generar contenido original).

Antonio Soto (mejor conocido como “El Chuchin”), risueño porque no quedará sepultado bajo los escombros como la mayoría de sus compañeros