San Juan, Puerto Rico – El misterio de los múltiples terremotos teniendo lugar no tan sólo en Haití, sino también en Venezuela, Argentina y Guatemala en estos días quedó resuelto esta semana cuando se supo que Thomas Rivera Schatz, el recalcitrante presidente del Senado de Puerto Rico por el Partido Nuevo Progresista (PNP), había logrado un consenso con la minoría del Partido Popular Democrático (PPD) para que votaran a favor de una medida de su autoría. Al parecer, el mero hecho de que Rivera Schatz, que acostumbra a simplemente hacer lo que le da la gana, haya trabajado por conseguir el consenso con la minoría PPD en una resolución pidiendo al Presidente Barack Obama que no atrase el asunto del status político de Puerto Rico, está destruyendo las fibras del tiempo y el espacio, ocasionando múltiples terremotos en la vecindad de Puerto Rico y posiblemente afectando otras dimensiones y universos paralelos.

¿Tommy buscando consenso? ¡Con razón la tierra no deja de temblar!

“Que Tomás Rivera Schatz busque consenso con alguien no es natural. Es una abominación y va contra todas las leyes de la naturaleza. Y eso, como pueden ver, tiene consecuencias,” aseguró el Dr. Ion Paulik del Instituto Checo de Investigaciones Baladís. “Por el bien del mundo, Rivera Schatz tiene que volver a ser el intransigente y acérbico presidente del Senado que todos conocemos, o me temo que en la próxima búsqueda de consenso de Rivera Schatz no estaremos lidiando solamente con terremotos y tsunamis, sino con los mismos demonios cruzando a nuestra dimensión huyendo de un infierno congelado”, aseguró con cara pálida.

En un comunicado de prensa, el senador Thomas Rivera Schatz dejó saber que se disculpaba por este lapso de juicio y que estaría volviendo inmediatamente a “ser el mismo hijo’e puta de antes”.