San Juan, Puerto Rico – La Lotería Electrónica de Puerto Rico anunció esta semana que ahora sería más difícil llevarse el premio mayor, luego de subir la cantidad de números de dónde escoger de 42 a 46, haciendo que las posibilidades de ganar sean de 1 en 9 millones, comparado con la actualidad que es 1 en 5 millones. La Secretaria Auxiliar del Negociado de la Lotería, Teresita Carrión Géigel, explicó a El Nuevo Día las razones para este cambio diciendo: “… “el juego se estaba fatigando, o sea, se lo llevaban mucho… Para mantener el interés del jugador, el sorteo requiere que se renueve… y una de las formas es con el cambio en la matriz”. Esta añadió, que efectivamente “ahora es más difícil pegarse”. Si parece que la funcionaria está sugiriendo que la gente estaba perdiendo interés porque la gente se pegaba mucho, eso es correcto, ya que como explicaron funcionarios de la lotería a El Ñame, es que a ellos les consta que al puertorriqueño le gustan los juegos donde siempre pierde.

“Los cínicos dirían que nosotros sabemos que el que juega la Loto está adicto al juego y va a continuar seguir jugando como quiera. Dirían también que como buen proveedor de un vicio, le queremos exprimir más dinero a la gente haciendo más improbable que tengamos que desembolsar dinero en una semana dada. ¡Nada más lejos de la verdad!”, nos explicó Teófilo Perdomo, Secretario Extra-auxiliar de la Lotería Electrónica de Puerto Rico. “Aunque parece ilógico, simplemente estamos actuando en lo que ha sido conocimiento común en el gobierno de Puerto Rico por décadas: que al puertorriqueño lo que le gusta es jugar pa’ perder. ¡Mientras más pierde, pues más juega!”, aseguró.


¡Gente, ahora hay menos posibilidades de ganarse, así que arranquen a escoger sus números!

“¡Pues claro que le gusta perder!”, dijo Perdomo ante nuestra cara de incredulidad. “Si al puertorriqueño no le gustara perder, el gobierno central no le metería cada cuatro años millones de dólares a una delegación olímpica que lo que hace es ganar medallas de aluminio. ¡Por el amor de Dios, montamos a un equipo nacional de baloncesto en dos semanas con Danny Santiago y Peter John Ramos de centros, dos point guards que no pasan la bola y ni siquiera llegamos a las Olimpiadas! Y hacemos esto todos los años sin falla y no vemos ningunas protestas. ¡No lo hacemos porque nos da la gana, sino porque sabemos que al puertorriqueño le gusta perder, y en esa gran tradición, ahora hemos hecho la lotería más difícil de ganar!”, dijo con lógica algo retorcida, pero que hace sentido en una forma perversa.


Ahora que lo pensamos, todo empieza a hacer sentido. Es que esa es la única explicación de porque año tras año usamos a estos dos mojones y dos point guards que no pasan: el Comité Olímpico se cree que nos gusta perder

No pudimos evitar manifestar nuestro total desacuerdo a esta percepción del gobierno de que al puertorriqueño le gusta perder y por extensión botar chavos. Le preguntamos a Perdomo cómo puede volverse política oficial del gobierno que al boricua le gusta perder y siempre estar jodío, a lo que contestó: “Bueno, pues como siempre se han hecho las cosas así, y elección tras elección este pueblo siempre escoge a la misma gente para dirigir el país, pues ésa fue la conclusión lógica: que al Pueblo le gusta perder y que lo maltraten. Es eso, o están locos, porque la definición de locura es hacer lo mismo una y otra vez esperando un resultado diferente”, dijo esta vez con certera lógica.


“¡Mira si les gusta perder, que siguen votando por lo mismo cada cuatro años no importa lo clava’os que salgan! ¿A alguien le queda duda que los boricuas les encanta perder?”