San Juan, Puerto Rico – En un asombroso despliegue de periodismo serio e informativo con el que definitivamente se reivindican ante la opinión pública, El Gran Periódico puertorriqueño El Nuevo Día incluyó prominentemente a El Ñame en el artículo titulado “La Última Trinchera“, el cual trata sobre la blogósfera puertorriqueña.

Al preguntársele al equipo noticioso de El Ñame cómo podían ser tan hipócritas y dejarse entrevistar por El Nuevo Día después de hablar tanta mierda sobre este rotativo, el Cangrimán ripostó sorprendido: “¡¿Qué?! ¡Yo nunca he dicho nada malo sobre El Nuevo Día! Yo siempre he dicho que éste siempre ha estado a la vanguardia del periodismo puertorriqueño, y que siempre han sabido lo que es noticia. He ido más lejos al también afirmar inequívocamente que su publicación hermana, Primera Hora, es sólo una extensión de esta excelencia periodística, así que no sé de dónde salen estos rumores e inuendos sugiriendo hipocresía de nuestra parte. Y si este artículo donde tengo tres, cuéntenlas, tres citas directas, no prueba la integridad periodística de El Nuevo Día, pues no sé qué decirles. Además, nunca dijimos que sus periodistas no pueden escribir cosas interesantes, o que tienen mal gusto”. Por su parte, El Rata añadió que “fuera de todo relajo, estuvo chévere vernos mencionados en la prensa tradicional del país… y hablando claro, ¡cualquier promoción es buena!”

A su vez, Oscar Marrano, tercer corresponsal de El Ñame, se expresó satisfecho con el despliegue promocional recibido en La Revista, en declaraciones emitidas por medio de mensajes electrónicos escritos en su laptop desde cualquier esquina. Sin embargo, Marrano se mostró algo inconforme con el trato recibido durante la sesión fotográfica: “Definitivamente creo que el fotoperiodista que dirigió el ‘photo shoot‘ debió corregir las fotos antes de publicarlas. Esa foto de portada no me hace justicia. O sea, ¡en la versión en línea parece que tengo el pelo color chinita, y en la edición impresa parece que es shocking pink! La cajita de Clairol que usé claramente decía ‘coral‘. ¡Deben retractarse inmediatamente!”, exigió Marrano. Al aclarársele que quien aparece en la portada realmente es el chismógrafo Perez Hilton, Marrano se mostró algo confundido: “¿Perez Hilton? Diablo, a la verdad que ese tiempito que ella pasó en la cárcel por guiar con la licencia expirada la jodió toda”, dijo Marrano, confundiendo al excéntrico chismoso con la hermosa doncella y famosa actriz de videos caseros, Paris Hilton. “De todos modos, me alegro que sólo hayan mostrado una foto. Ya puedo perdonarles por no pagar mi ‘appearance fee‘, y por no llevarme las botellas de agua Evian ni los M&Ms color marrón que requerí en mi contrato”, aseguró Marrano, aparentemente creyéndose que es Silverio Pérez. “Ahora, si me consiguieran una cita con La Jodona, hasta escribiría cosas positivas de ellos”, concluyó Marrano.


Oscar Marrano posando para el lente de José Rodríguez, de El Nuevo Día, siguiendo al pie de la letra las instrucciones del fotoperiodista: “¿Está seguro de que este ángulo es el que más me favorece?”, se le escuchó preguntar a Marrano; sin duda alguna, Oscar: sin duda alguna

Hablando sobre los futuros planes para su ahora mundialmente famoso sitio (donde por “el mundo” nos referimos a “los tres gatos que nos leen”), los creadores El Ñame hicieron referencia a hacer un rediseño completo de la página, con el cual tratarán de “hacer chavos a costillas de nuestra nueva fam– que diga, mejorar la experiencia de nuestros fieles lectores”. A continuación, una imagen de lo que se conocerá como “El Ñame 2.0”.


Un vistazo de cómo lucirá el sitio para poder “maximizar el disfrute de nuestros lectores” [Con la participación de nuestra fotógrafa estrella, Charlie Malanga]