San Juan, Puerto Rico – La gran interrogante de por qué las ciudades de San Juan, Caguas y Guaynabo fueron puestas bajo alerta de ataque terrorista por el Departamento de Seguridad Interior de los Estados Unidos fueron contestadas cuando un portavoz de Al Qaeda reveló que la decisión de elevar a Puerto Rico en la lista de objetivos se debe a la gran labor de Jesús Omar Rivera, alias “El Boricuazo“, quien ha dedicado su vida a pregonar la gran importancia de Puerto Rico y los puertorriqueños en el mundo.


Señoras y señores, el Ego Borincano hecho persona: El Boricuazo; su labor para que todos sepan que Puerto Rico es el Ombligo Del Mundo ha puesto los ojos del planeta y de Al Qaeda en la Isla

“¿Cómo nunca nos enteramos de esta gran metrópolis del mundo occidental?”, comentó Habib Al Muhammad, portavoz de una facción subterránea de Al Qaeda llamada “La Espada Flameante de Alá”, al tiempo que miraba la página de Facebook de El Boricuazo. “¡Gloria a Alá que obró a través de El Boricuazo para alertarnos sobre este pueblo de infieles que hasta ahora había pasado desapercibido! Léanse esto: el director del Programa de Exploración de Marte en la NASA es Orlando Figueroa, un puertorriqueño; la primera mujer Cirujano General de los Estados Unidos fue Antonia Coello, una puertorriqueña, y también es puertorriqueño el pasado Cirujano General, Richard Carmona, y la lista sigue por ahí pa’bajo. ¡Aquí lo único que falta es que un puertorriqueño fue el que descubrió a Puerto Rico! Y blancos para nuestros futuros ataques hay de más: según este boletín informativo de El Boricuazo, el radiotelescopio más grande del mundo es el de Arecibo, el aeropuerto Muñoz Marín es el más importante del Caribe y uno de los más importantes de América, y el puerto de San Juan es el cuarto más importante de las Américas. ¡Acho papá, Ramadán en febrero! ¡Ciertamente, sin los puertorriqueños, el mundo occidental se queda sin cabeza y por esto la gran espada flameante de Alá apunta ahora a esa isla de importancia tan desproporcionada en el mundo!”

“¿¡Y comen puerco a la vara!? ¡No, si definitivamente hay que hacer algo con esos infieles impuros!”, exclamó Al Muhammad mientras leía un impreso con datos de Puerto Rico de la página de Internet de El Boricuazo

“¿Ven? Éstas son las cosas que pasan cuando uno no sabe cuál es su sitio en el mundo”, dijo el líder independentista Rubén Berríos Martínez. “Si para empezar, ésta es una trapo de colonia con ínfulas de grandeza. ¡El aeropuerto Muñoz Marín es el más importante del Caribe porque no hay mas na’, y el radiotelescopio de Arecibo está ahí porque lo puso y lo opera la Universidad de Cornell de los Estados Unidos! ¡Al Qaeda no tiene nada que buscar aquí en esta trapo de isla excepto huecos en la carretera! ¡Que enfilen sus cañones al invasor del Norte!”, urgió Rubén sagazmente.


“¡Pero si esto es un país sin importancia! Si fuéramos grandes de verdad, podríanos irnos pico a pico con los Estados Unidos y botarlos de Vie– emmm…. Mal ejemplo”, dijo Rubén, en un intento infructuoso de desviar la atención de Al Qaeda a pueblos más gloriosos e importantes

“¡Ja! ¡Que no mientan los infieles de la isla de San Juan Bautista, Metrópolis del Caribe y La Ciudad Mayor!”, dijo Al Muhammad al escuchar las palabras de Rubén Berríos. “¿O creerá el gran General Berríos que no sabemos de su hazaña de expulsar a la gran Marina de los Estados Unidos de la isla de Vieques, sin tener que blandir espada o explotar a alguien? Ciertamente estos puertorriqueños son un enemigo formidable y los trataremos como tal. Hemos visto los ojos desorbitados de El Boricuazo cuando habla con pasión de su isla, y el fuego en su mirada es solamente superado por el de nuestro comandante en jefe, Sheikh Osama, cuando habla de la destrucción total del mundo occidental. ¡Esos ojos los delatan! Su secreto tan bien guardado de lo grande que son ha quedado al descubierto: ¡no se escondan más, y sucumban ante la gran espada flameante de Alá! ¡Tan pronto acabemos de ver “Lost”, vamos pa’llá!”, decretó.