Bagdad, Irak – Luego de haberse enfiebrado con la serie televisiva “Lost”, el grupo terrorista Al Qaeda ha declarado un cese a sus actividades terroristas en contra de los Estados Unidos hasta que acabe dicha serie. “Lost” es una aclamada serie de suspenso de la cadena estadounidense ABC en la que decenas de pasajeros de un avión se estrellan en una misteriosa isla en el medio de la nada y tienen que averiguar qué está sucediendo en la isla y cómo escapar de ésta.

“No podemos permitir que alguno de nuestros ataques hiera o mate sin querer a los infieles que protagonizan o de alguna manera están envueltos en la producción de este programa”, declaró en un video Habib Al Muhammad, líder de una de las facciones subterráneas de Al Qaeda, llamada El Sable Flameante de Alá, que opera secretamente desde la capital iraquí. “Empezamos a ver la serie porque nos llegó la noticia de que en ésta había un personaje iraquí y nos dio curiosidad por ver cuan horrible lo ponían. Sin embargo”, confesó, “para nuestra sorpresa vimos que el personaje de Sayid era más polifacético de lo que esperábamos, así que detuvimos el fatuah que ya estábamos empezando a redactar en contra los productores y los actores envueltos con ‘Lost’ hasta ver más de capítulos”.


A la derecha, Habib Al Muhammad mirando embelesado la foto autografiada de Matthew Fox que recibió por correo al ser miembro del club de fanáticos de “Lost”

“Tengo que admitir que nos juquiamos bien cabrón”, dijo Musharif Habdad, el segundo al mando de Habib. “Al principio como que nos encojonó que el ventiúnico personaje iraquí en la televisión americana que no era un perverso de siete suelas era protagonizado por un actor hindú: ¡sólo a un americano se le ocurriría que alguien llamado ‘Naveen Andrews’ pudiera hacer de un iraquí! Pero qué carajo, éstos son los mismos americanos que en ‘Breakfast at Tiffany’s’ pusieron a Mickey Roonie a hacer de japonés sólo por ser bajito, en lo que quizás es la interpretación racial más ofensiva desde que Michael Jackson empezó a pretender ser blanco y a toquetear nenes. Pero nada, al ver par de capítulos nos entró la curiosidad de qué iba a suceder, sobretodo con el misterioso grupo de los ‘Others‘, quienes nosotros pensábamos que resultarían ser un grupo de judíos zionistas metiches, y resultaron ser unos científicos buscapleitos”.


A un lado, Naveen Andrews, haciendo de Sayid; al otro, un iraquí (no sabemos quién es quién porque los hindúes y los árabes son to’s la misma cosa)

“A pesar de que nos pusimos adictos a la serie”, continuó explicando Habib, “temíamos que el programa lo cancelaran inconcluso, como sucede a menudo con las mejores series televisivas, y así no valía la pena detener la Guerra Santa en la que haremos pagar con la sangre de los inocentes a los infieles americanos. Sin embargo, según tenemos entendido, la serie ha sido renovada por dos temporadas más, así que, sabiendo que hay un final ya establecido, anunciamos por este medio que mientras siga la serie ‘Lost’, no habrá más ataques en suelo americano. ¡Imagínense que sin querer matemos a la que hace de Kate! ¡Nunca sabríamos si ella escoge a Sawyer o a Jack! Y hablando de de Jack, más vale que se aguce porque esa Juliet es una ramera de siete suelas y eso no va a acabar bien”, dictaminó Habib con un dominio algo preocupante de los detalles de la trama.


Los miembros de la orden El Sable Flameante de Alá discutiendo los nuevos sucesos de “Lost”; los garabatitos abajo a la derecha dicen: “¿Con quién debería quedarse Kate?”

En respuesta al cese al fuego ofrecido por el grupo terrorista, los ejecutivos de ABC se ven ahora en la frenética tarea de seguir buscando maneras de extender la serie más allá de los dos años ya pautados con tal de asegurar la paz en terreno estadounidense. Hasta la fecha, algunas ideas que se están entreteniendo son: que las últimas dos temporadas “sólo fueron un sueño” y así pueden reinventarse mucha de la trama; cambiar el formato del programa al de “24″ para que cada capítulo comprenda exactamente una hora de trama; e incluso extender la serie haciendo capítulos de trasfondo a todos los cientos de pasajeros del avión (incluso aquéllos que nunca tuvieron diálogo porque murieron en los primeros cinco minutos del capítulo piloto).

“Nosotros vemos los capítulos bajándolos del Internet por Bittorrent”, explicó Musharif, “y como la velocidad de la red acá en Irak está tan lenta por el despingue que le hicieron los americanos a nuestra infraestructura, todavía no hemos podido bajar y ver todos los capítulos, ¡así que la madre del que nos chotee lo que sucedió en los últimos dos episodios! Y una última cosa: a los ejecutivos de ABC”, sentenció tornándose serio, “¡como nos maten a Charlie, nuestro personaje favorito, les juramos que lloverá fuego y muerte en su nación infiel, empezando por los estudios de ABC!”


“Éste es Yusuf”, explicó Musharif, “quien osó revelarnos el secreto del ‘hatch‘: aquí está haciendo su penitencia”