Arecibo, Puerto Rico – Siguiendo una confidencia, la Policía de Puerto Rico realizó un espectacular operativo encubierto con el que logró finalmente capturar a la Vaca Jacinta, notoria prófuga acusada en ausencia de cargos por delito grave de tentativa de asesinato, así como delitos menos graves por diversas infracciones a la Leyes de Tránsito de Puerto Rico. Las acusaciones surgieron luego de que Jacinta alegadamente ocasionara un grave accidente a un motorista en Arecibo la semana pasada.


La Vaca Jacinta después de haber sido apresada por la Policía en el área de Arecibo; al preguntársele cómo se sentía, ésta respondió: “¡Muuuuuuuuy bien, gracias!”

El Superintendente de la Policía, Pedro Toledo, confirmó la información, y explicó que Jacinta aparentemente sólo atacaba a motociclistas, aprovechando que la mayoría son mensajeros ciegos. Esta teoría ayuda a explicar cómo a la presunta víctima se le hizo imposible ver a un animal de una tonelada y media de peso en medio de la vía de rodaje.

Ante la sospecha de que Jacinta transitaba por la vía pública bajo los efectos del alcohol, la Policía intentó realizarle la prueba de aliento, a lo que la vaca se rehusó. Pero lo que pudo haber puesto en serios aprietos la investigación criminal fue hábilmente resuelto por el propio Toledo, quien haciendo uso de décadas de entrenamiento intenso y de su vasta experiencia en técnicas investigativas aprendidas cuando pertenecía al F.B.I., obtuvo la vital pieza de evidencia: “Defffinitivamente, la Vaca Jasshinta she encontraba bajo losh effectosh del alcol. La ordeñamosh a ver que shalía, y lo que shalíó por esa ubre fue Cuarentaitresh con leshe. Offishialmente dio punto trentytres mash o menos”, concluyó Toledo, evidenciando una vez más su gran nivel pericial en estas materias.


Un extenuado Superintendente de la Policía, Pedro Toledo, luego de extraer con sus propias manos la evidencia que selló la suerte de Jacinta: trenticinco litros de Cuarentaitrés con leche, de los cuales misteriosamente sólo quedan cinco

Antes de hacer su entrada al tribunal, El Ñame logró entrevistar a Jacinta, quien se defendió de las acusaciones alegando que se trataba de un complot en su contra: “Yo estaba pastando tranquilamente en el cercao, y de momento salió este chorro de abusadores a tratarme como si yo fuera Rodney King”, mugió exasperada Jacinta, recordando el caso de otra res con problemas de alcoholismo. Jacinta sospecha que la confusión fue provocada por motivos pasionales: “Ellos dicen que hubo una confidencia, pero no dicen quién fue. ¡Que lo digan! Eso lo más seguro fue mi ex-padrote Benito, que le ha da’o con decir que yo le puse los cuernos. ¡A la verdad que hay que ser bien res!”, añadió mientras espantaba con su rabo varias moscas que volaban demasiado cerca. “¡Me están tratando como si fuera una vaca loca! ¡Aquí la víctima soy yo! ¡Me quieren filetear!”, concluyó, mientras unos muy alegres oficiales de la Policía continuaban corroborando la evidencia obtenida por Toledo.

Además de los cargos por transitar por una vía pública en estado de embriaguez, Jacinta enfrenta cargos por tentativa de asesinato, negligencia temeraria, transitar por la vía pública con un marbete expirado y abandono de escena. Se le impuso una fianza de 100 galones de leche fresca, la cual no pudo prestar, siendo ingresada en el Macelo de Corozal.


La Vaca Jacinta asiste a su primera reunión con la Asociación de Vacas Confinadas, Las Mu-ñeta: “¡Jacinta, más vale que te comportes o te vamo’a filetear, muñeta!”

Por otro lado, una fuente que pidió permanecer en el anonimato dijo que se investiga sobre una posible conexión entre este incidente y el asesinato de seis personas ocurridos en Camboya, hechos por los que se acusó a una vaca que, de acuerdo a la fuente, “luce sospechosamente parecida” a Jacinta. Esta versión no había sido corroborada al cierre de esta edición.