San Juan, Puerto Rico – La mañana de hoy miles de niños boricuas amanecieron sin regalos porque, según Santa Claus, él no encontró cómo adentrarse a las moradas puertorriqueñas si estas no tienen chimenea.

Santa Claus sobre un techo puertorriqueño

Los tejados puertorriqueños como que confunden a Santa Claus: si él no encuentra cómo meterse a tu casa, ¡no te sorprendas si te deja sin regalos! [Imagen cortesía de LUY]

“Mala mía por haberlos dejado pullú’s a to’s”, se disculpó San Nicolás, “pero, ¿cómo quieren ustedes que me meta a sus casas si están más blindadas que Fort Knox? No solamente no tienen chimeneas, sino que sus ventanas tienen rejas, sus puertas tienen diez cerraduras, y quien no tiene alarma tiene un perro bravo en el patio de atrás. ¿Ustedes esperan que algún ejército forastero invada sus viviendas o algo por el estilo, es?”, se maravilló Papá Noel, sin saber que esa pregunta solo desataría una discusión político-partidista en la mayoría de las familias puertorriqueñas.

Santa Claus declaró que “pa’l año que viene, si no quieren que los vuelva a dejar a to’s en la prángana, más vale que me apaguen la alarma, me dejen la llave debajo de la alfombrita y que me amarren el dichoso pit bull que tienen en el patio para que no me trille a Rudolph, a ver si puedo bregarles el caso. Si no, tendrán que conformarse con esperar a los Reyes Magos –¡y todos sabemos que ellos lo que traen son porquerías!”.