San Juan, Puerto Rico – El presunto candidato a la gobernación por el Partido Nuevo Progresista (PNP), Ricky Rosselló, aseguró esta semana que la solución a todos los problemas fiscales de la Isla es la estadidad porque… ¡magia! Esta es la misma hechicería que utilizará para reducir en 70% el tamaño del gobierno y de alguna forma sin dejar empleados en la calle y que las uniones le paren el país.

Porque no hay nada que esa águila y esa bandera no puedan arreglar. No podemos esperar por ser igual de mediocres que Misisipí o Alabama.

“Tan enchula’os que estábamos con los trucos del payamago Tatín cuando nos criábamos… Si creíamos en eso: ¿por qué es tan difícil creer en la magia de la estadidad?”, preguntó el joven Rosselló mientras su rapta audiencia se ahogaba en el océano de sus ojos azules. “Pero no me crean a mí: créanle a estados tan prósperos como Alabama, Misisipí, Arkansas y West Virginia. Visite las Apalaches. Vea la gloria y prosperidad que la estadidad le ha traído a estos sitios. Hmm, a lo mejor no usé los mejores ejemplos, pero qué importa; no nos va a pasar lo mismo que a esos estados y localidades de Estados Unidos porque… ¡magia!”, prometió.

Sospechamos, sin embargo, que la magia de la estadidad no conlleva decir: “China mondada… mantecado frostisiado… una, dos y tres… pan, chocolate y café”.

Al preguntársele si esa misma magia lo haría gobernador de Puerto Rico, este aclaró: “No: para eso voy a usar el encanto de ser el nene de Pedro Rosselló”.