San Juan, Puerto Rico – El gobernador de New Jersey, Chris Christie, le pidió a la enfermera en cuarentena, Kaci Hickox, que no lo coja personal cuando dice que ella está “obviamente enferma” aún cuando ningún médico ha dicho que lo está, y que comprenda que él está corriendo para presidente y tiene que lucir como que él sí está haciendo algo contra la epidemia inexistente de ébola en los Estados Unidos.

El gobernador de Nueva Jersey, Chris Christie

“Ay, mi amol”, dijo el elegante gobernador a la pobre Kaci Hickox: “Tú eres lo que en buen español se conoce como ‘collateral damage‘ en una campaña política. ¿Y podrías sonreír cuando te abrace en el hospital como la enfermera que sí tenía ébola hizo cuando Obama la abrazó? That would be great!” [Imagen suministrada]

El gobernador, quien cabrona y cínicamente expresó que “deseo que ella se recupere prontamente” aún cuando esta dio negativo en la prueba de ébola le pidió a Hickox que perdonara la… epidemia… de sobrerreacción de la cual ha sido víctima. “Mire, amiga, yo estoy corriendo para presidente, ¿OK? Yo tengo muchísimo más que perder que los gobernadores de Nueva York e Illinois, que están con esta changuería también. Si la gente quiere ver acción, la que sea, contra una enfermedad que solamente ha contagiado en este país a dos enfermeras que tuvieron contacto directo con los fluidos corporales de una persona severamente enferma, y no entiende lo increíblemente improbable que es una epidemia de esta enfermedad en los Estados Unidos… ¿qué se supone que yo haga si no es beneficiarme políticamente de esta histeria? No, mujer, no”, explicó.

“Sé que se está preguntando por qué si la influenza llegó a ser responsable el año pasado de 8.3% de las muertes en Estados Unidos y tiene el potencial de matar 36 mil personas al año no meto en cuarentena al primero que ose tirarse un estornudo dentro de un avión durante el invierno. Pues fácil, chica: porque eso le da a cualquier blanquito cristianito que nunca sale de la iglesia, contrario a una enfermera que se lo buscó poniendo en práctica la compasión cristiana que esos mismo blanquitos que votan por mí se creen que practican”, aseveró el gobernador.

“Si una de cada cinco personas que muere en Estados Unidos es debido a la obesidad: ¿por qué no le caigo como a pillo a todos los McDonalds en este estado? Fácil: porque primero, a mí me gustan los cheeseburgers, y segundo, porque a 68.5 de mis constituyentes les gustan también! ¡Así no se ganan elecciones!”, exclamó, citando el único tipo de estadística que le importa a un político.

Christie procedió a desearle nuevamente a Hickox una franca recuperación de la enfermedad que no tiene, pero que si le da ébola, pues mejor, porque así puede lucir como un genio. Se reporta que Hickox ya se está relambiendo con la demanda judicial cabrona que le va a meter al estado.