Wasilla, Alaska (o donde carajo viva Sarah Palin ahora) – Sarah Palin, excandidata a la vicepresidencia por el Partido Republicano, decidió tomar el hábito de lectura para callar imputaciones de que ella no es una persona instruida. Sin embargo, luego de escasamente unos cinco minutos, la también exgobernadora de Alaska se aburrió y se puso a ver televisión.

En la mesa de la sala de Sarah Palin no hay libros, sino cangrejos disecados gigantezcos

Palin, quien recientemente fue coanimadora del Today Show porque aparentemente NBC no recibió el memo de que a nadie le importa la vida de la exgobernadora, famosamente fue incapaz de responder la presuntamente sencilla pregunta que le hiciera la reportera Katie Couric sobre qué periódicos la candidata leía para mantenerse informada. Esto solo añadió leña al fuego sobre las imputaciones acerca de la curiosidad intelectual nula de Palin, lo cual eventualmente la motivó a “intentar esto que le llaman ‘leer’, que para mí honestamente es algo foráneo”, confesó, para la sorpresa de nadie.

Este es el mayor grado de curiosidad intelectual que podemos esperar de Palin

“Durante mi vida política no he tenido que leer mucho”, admitió Palin. “O sea, ya soy linda, así que la gente me presta atención aunque lo que diga sean las idioteces más grandes del mundo”, aseguró, probado su punto instantáneamente. “Para decir frases populistas, criticarle a Obama y a los demócratas hasta los suspiros, y hacerme la víctima cada vez que alguien me critica a mí, no hace falta leer. Francamente, ¡apenas hace falta pensar!”.

“Alguien con estos pómulos elevados, sonrisa etérea y pollina de ensueño que tengo yo, no tiene por qué saber mucho”, explicó Palin casquivanamente

La exgobernadora confesó que su experimento con la lectura duró poco: “Cogí un libro (ya ni recuerdo cuál) y empecé a leerlo… ¡y tenía tantas palabras y tan pocas ilustraciones! Luego traté un ‘periódico’, una de esas vainas con letras chiquitas y fotos en blanco y negro, que usan un chorro de palabras que yo ni conozco — que si ‘déficit’, ‘presupuesto’, y ‘ecuanimidad’. De más está decir que me enzorré en menos de cinco minutos y prendí el televisor a ver qué verdad indiscutible estaban diciendo en Fox News”, explicó la también comentarista de Fox News.

“¿Qué es eso de ‘ecuanimidad’?”, se preguntó la exgobernadora. “¡Ja, capaz que yo sea un tremendo ejemplo de ‘ecuanimidad’ y no lo sepa!”, musitó adorablemente

Palin concluyó: “Miren: esto de leer no es lo mío, ni es lo de muchos otros americanos que no tienen tiempo para tratar de ‘aprender hechos’, ‘escuchar argumentos’ o ‘llegar a sus propias conclusiones’. Es mucho más fácil ver un canal de noticias que piense como tú que te diga qué pensar y en qué creer, y San Seacabó — ¡o quizás un marido que te conteste las preguntas que te hagan! ¿Para qué pasar trabajo leyendo y aprendiendo y razonando?”, preguntó retóricamente la mujer que espeluznantemente pudo haber estado a un paso de la presidencia. “¡Eso dejémoselo a los demócratas elitistas y a la gente fea!”.