San Juan, Puerto Rico – Luego de no decir nada de sustancia sobre la última rencilla entre los ex gobernadores Aníbal Acevedo Vilá y Sila María Calderón , el presidente del Partido Popular Democrático, Alejandro García Padilla, sacó cojones y le reclamó a ambos que se dejen de pendejaces y acaben de decir que se gustan. Esto se da luego de que Sila acusara a Aníbal de amenazarla y lo refiriera al Negociado Federal de Investigaciones (FBI) en lo que es solamente la última en una larga sucesión de rencillas entre ambos por más de ocho años.

O sea, ya sabemos que a Aníbal le gustan mayorcitas y glamorosas y que a Sila le gustan más jovenes que ella y feos. ¡Es OB-vio que hay chispa entre ellos!

“Ya, vamos, aquí todos somos adultos. Eso de estar molestándose el uno al otro como nenes chiquitos enamoraos pa’ que el otro le haga caso no les va. Ya vamos para más de ocho años con este amorío de clóset. Basta”, declaró un molesto García Padilla. “O sea, en vez de tirarse papelitos en el salón de clases y pegándose vellones se la pasan montando estos espectáculos públicos acusándose mutuamente de corruptos. ¿No pueden ser más discretos con esto sin tirar al partido al medio, por Dios?”, imploró.

“Si quieren seguir con este jueguito de molestarse en vez de acabar de declararse, pues que se vayan a jalar los pelos y a pellizcarse por el viejo San Juan o algo así, pero ya dejen de sacarse trapos sucios en público. Si no paran, ya mismo se van a empezar a sacar en cara el Lavatón y el lavado de dinero en la Tiendita Popular. ¡Se nos acuerda la gente que somos igual de corruptos que el PNP! ¡Las elecciones son el año que viene, coño!”, finalizó.