San Juan, Puerto Rico – Ante preguntas de nadie, la presidenta cameral Jenniffer González aseguró vehementemente que ella nunca ejerció como “bailarina exótica” antes de juramentar a la Legislatura (distanciándose así de las imputaciones hechas al representante novoprogresista Iván Rodríguez Traverzo de que él había sido “stripper).


Jenniffer González, asegurando que, a pesar de su avasalladora sensualidad, ella nunca utilizó su cuerpo como “objeto de placer masculino”

“Este cuerpo mío nunca se ha vendido para el placer de los hombres”, juró González insistentemente mientras los miembros de la prensa ahí presentes trataban de comprender de qué rayos estaba hablando ella. “Quiero rápidamente cortarle las patas a las posibles habladurías que puedan surgir de que en mi años de mocedad yo exhibía mi cuerpo en el Lucky 7 o el Hawaiian Hut. ¡Nacarile del Oriente! No permitiré que estos rumores infundados sobre el compañero Rodríguez Traverzo se degeneren en chismes viciosos que mancillen el honor de este augusto cuerpo… ¡y me refiero a la Cámara de Representantes, so malpensa’os!”, tronó la presidenta cameral, a pesar de que nadie osó pensar malo por temor a perder el apetito o el almuerzo.