San Juan, Puerto Rico – En un para nada extraño acto de bipartidismo cuando surge una causa simpática a sus constituyentes, los legisladores del Partido Nuevo Progresista y del Partido Popular Democrático expresaron su total apoyo a la Ley Especial Lorenzo, la cual quita discreción a los fiscales y activa de forma automática los protocolos en el manejo de escenas de crimen en casos de muertes de menores de 12 años.

La ley se refiere al niño Lorenzo González Cacho, un niño de 8 años que murió bajo circunstancias sospechosas a principio de este año y cuyo caso sigue sin resolver, lo cual hace la crítica a este tipo de ley casi imposible. A menos, claro está, que la haga este periódico, que ya está acostumbrado a que se le acuse de insensible. Es por eso que nos sentamos con la versión ficticia de Brenda López de Arrarás, legisladora popular autora del proyecto, para que nos explicara nuestras dudas.


Brenda Lopez de Arrarás nos recuerda como toda buena figura política: Think of the children

El Ñame: Buenos días, Representante. Nuestra primera pregunta es: ¿por qué se llama esta ley la “Ley Especial Lorenzo” en vez de llamarla algo más neutral? Algunos cínicos creerían que le está poniendo el nombre de Lorenzo a una ley totalmente innecesaria para coger pon con la publicidad de este desafortunado caso.

BLA: Pues esos cínicos estarían mal y más si uno de esos cínicos es un tubérculo con gafas y carnet de prensa. Ésta es la legislatura de Puerto Rico donde todo lo que hacemos es por El Pueblo™. Nosotros nunca seríamos capaces de ese tipo de canallada.

El Ñame: Contra toda lógica confiamos en eso, Representante. Contra toda lógica… Anyway, pues podemos estar seguros entonces que esta ley no duplica ningún procedimiento existente y que es vital para la resolución de estos casos, ¿no? Esto a pesar de que la gente que brega con estos casos todos los días, como lo son el Secretario de Justicia y la jefa del Instituto de Ciencias Forenses, han dado a entender que no es necesaria.

BLA: Claro que es necesaria. ¿No vieron lo que ha pasado con el caso de ese pobre muchachito?

El Ñame: Desafortunado el caso, donde de hecho, todavía no sabemos qué ha pasado. Sin embargo, de haber algún problema con el manejo del caso podría argumentarse que fue que no se siguió el procedimiento existente que aplica a cualquier muerte sospechosa. De hecho, ¿cómo se decidió que esta ley aplica a menores de 12 años en vez de digamos, menores de 13? ¿Esto es parte de un estudio, o es un al garete?

BLA: Amigo, noto hostilidad en su línea de cuestionamiento. ¿Acaso usted no está a favor de que se esclarezcan asesinatos de menores de 12 años?

El Ñame: ¿Usted está loca? Queremos que al responsable le den la horca, pero es que tenemos preguntas legítimas. Por ejemplo, no entendemos por qué mejor no investigamos qué falló, si es que ha fallado algo, en el procedimiento general que indudablemente existe para muertes sospechosas. Así podemos ver qué salvaguardas se pueden añadir al procedimiento general y así evitar que vuelva a pasar en casos de menores y mayores de edad. Tal vez esto sería mejor que hacer una ley especial que seguramente duplica procedimiento existente y para colmo es aplicada solamente a menores de una edad que francamente nos parece arbitraria…

BLA: No puedo creer lo que escucho. ¡Que se esté profanando la memoria de Lorenzo de esta forma! ¿Ustedes no acaban de caer en cuenta que se llama Ley Especial de Lorenzo? ¿No acaban de caer en cuenta que con esa carga emocional que trae el nombre, esta legislación es a prueba de críticas? ¡Es la legislación perfecta y tiene mi nombre pega’o! Don’t you dare fuck this up for me!

El Ñame: Bueno, sinceramente nosotros estábamos inclinados a opinar que esta ley es una reacción exagerada y es completamente innecesaria, pero si usted está sugiriendo que lo que hace es jugando pa’ las gradas… ¡pues chévere!

BLA: Perfecto, pues estamos bien, entonces. Ahora, si me perdonan, tengo otra vista con la jefa del Instituto de Ciencias Forenses, cuya opinión experta sobre el tema ignoraré.

El Ñame: Por supuesto. Continúe con su función legislativa, Representante. Gracias por concedernos esta entrevista de embuste.