Miami, Florida – La estrella internacional boricua de la canción Ricky Martin admitió en un mensaje en su página de internet que por fin aceptaba su homosexualidad, noticia que causó que se escuchara un grito macharranístico en masa de “¡Te lo dije!”, seguido inmediatamente por un alarido femenino aún más ensordecedor que decía “¡No nos importa!”.


Ricky Martin rodeado de fanáticas que siguen prefiriéndolo a él mil veces que a sus maridos buenos para nada

“¿Qué más me da si cuando canta sus canciones está pensando en un hombre y no en una mujer?”, preguntó Yezinel Martínez, fanática acérrima de Ricky Martin desde que éste rompía corazones en el grupo Menudo. “Yo no soy imbécil: yo sé que de todos modos no estaba pensando en mí, así que, ¿qué más da si en quien está pensando tiene el pecho peludo y sombra de barba?”.

Por su parte, Antonio Díaz, esposo de Yezinel, se jactó de que finalmente se haya comprobado lo que por años cientos de miles de esposos alegaban sobre el astro puertorriqueño: “Contrario a lo que cree Yezinel, Ricky lo más seguro piensa en las mujeres cuando canta sus canciones. Específicamente, piensa: ‘¡A la verdad que estas tipas son bieeeeeen tontas!’, je je je”, rio Díaz entre sorbos de la cerveza Medalla con la que completa su estricto régimen de ejercicios que le ha llevado a lucir una envidiable cintura tamaño 42. Sin embargo, Díaz no fue capaz de explicar por qué tanto la suya como cientos de miles de esposas alrededor del mundo serían capaces de preferir soñar con Martin y no con “hombres de verdad”: “La verdad, no sé cómo puede ser posible eso… *burp*… perdón… O sea, ¿qué puede tener Ricky que no tenga yo?”, preguntó retóricamente, demostrando que no sabe cómo operar ni un espejo ni una báscula de baño.

El esposo de Yezinel observa irritado mientras Ricky Martin sacude la arena de su toalla de playa, preguntándose: “De verdad, ¿qué rayos tiene ése que no tenga yo?”

Limarys González, una seguidora del cantante que no se ha perdido ni uno solo de sus conciertos, declaró: “Mi marido es un vagoneta que no ayuda con los nenes y lo que único hace es acostarse al frente del televisor y ponerse gordo a plazos cómodos. Por otro lado, Ricky está criando dos niños él solo, se la pasa ayudando en causas benéficas, y aún así ha logrado mantener una exitosa carrera musical que ha durado décadas — ¡y de más está decir que no le duele ni una uña!”, exclamó, mirando con decepción a su marido, quien estaba en calzoncillos tirado en sofá y rascándose una nalga. “Chacho, ¡ojalá y mi marido fuera homosexual! Es más, ¡si alguien sabe cómo podría ayudarlo a él a cruzar ‘al otro lado’, que me avise!”.


“¡Mira cuán diestramente Ricky carga dos bebés!”, apuntó Yezinel con admiración. “¡Mi marido lo único que sabe cargar es su panza!”

Por su parte, la Asociación Pro-Derechos de los Homosexuales recibió con beneplácito la noticia: “Siempre nos alegra cuando alguien le da un foquetazo a los tabús ridículos de nuestra sociedad y admite ser como es, sobre todo cuando es alguien tan querido y respetado profesional y personalmente como Ricky Martin: ¡esto es todo un ‘coup‘ para nosotr@s!”, se expresó Jorge Arellano, presidente de la colectividad. “Hablando acá entre nos, no creo que esto deba estar sorprendiendo a nadie demasiado; pero bueno, si éste era el momento para Ricky de salir del clóset, que para bien sea. Bueno, ahora solamente esperamos ansiosamente el día que Chayanne haga un anuncio similar”, declaró Arellano con añoranza. “¡Te aceptaríamos con brazos abiertos, Chayanne! ¡Nuestro pirata eres tú!”.