San Juan, Puerto Rico – Fuentes de entero crédito revelaron a El Ñame durante el día de ayer que Enrique Santiago, un usuario de Facebook sin conciencia, ha sido responsable de la muerte de por lo menos 2,500 animalitos del mundo virtual de Farmville tan sólo durante el pasado mes. Diariamente, millones de usuarios de Farmville tratan de conseguirle un hogar a animales desamparados que llegan a sus granjas virtuales y envían mensajes en masa a todos sus amigos con el fin de conseguirle un hogar a éstos. Sin embargo, durante el pasado mes, 2,500 de estas desgraciadas bestias han venido a morir en el “wall” de Enrique, quien ha hecho caso omiso del llamado de sus nobles amigas y amigos.

¿Cómo es posible que haya gente que se encabrona cada vez que le llega una de estas peticiones a su “wall” en Facebook? ¿Qué nos pasa, Puerto Rico?

“En verdad no entiendo a Enrique. No lo entiendo”, nos dijo Emily Sandoval, amiga de Enrique de sus tiempos de escuela superior, y que lo encontró hace poco en Facebook. “¿Pa’ que carajo se mete en Facebook si no va a adoptar animalitos en Farmville? No puedo creer que los deje morir de esa manera. Tan bueno que él era en la superior, y ahora es un desalmado”, aseguró. También hay indicaciones que Enrique es también un sociópata incapaz de interactuar con otros seres humanos, lo que explicaría su falta de empatía hacia estos pobres animales. “Mira, le he enviado invitaciones para jugar Mafia Wars, Pirates vs. Ninjas y Vampires, no una, sino cientos de veces… ¡ Y nunca me contesta! ¡Pero es que nadie puede ser así de antisocial! ¿Tú crees que a lo mejor es que no le llegan las invitaciones? Déjame tratar de nuevo para darle el beneficio de la duda”, indicó Emily, al tiempo que le enviaba otra invitación a Enrique para jugara Mafia Wars y para que adoptara otra cabrita huérfana que llegó a su granjita en Farmville.

Esto es lo que pasa cada vez que ignoras a un animalito de Farmville en Facebook: esperamos que puedan vivir con sus conciencias

Tratamos de conseguir una reacción de Enrique sobre estas alegaciones, pero lo único que logró probarle a este periódico fue su total apatía hacia estas pobre criaturas al decirnos que ya estaba “encabronao de toda la mierda que me envían en Facebook”, y que “cuándo carajo la gente entenderá que yo no quiero jugar la mierda esa”.