San Juan, Puerto Rico – Luego de leer la noticia la semana pasada sobre la pareja de trepadores sociales quienes infiltraron una fiesta en la Casa Blanca a pesar de no haber sido invitados, el gobernador Luis Fortuño ha estado organizado fiestas en La Fortaleza todas las noches en la espera de que alguien desee colarse en una de sus actividades. Sin embargo, a pesar de merodear entre los invitados cada noche, el Primer Mandatario no ha logrado detectar a nadie que haya asistido clandestinamente. “¿En serio nadie se quiere colar en mis actividades?”, preguntó Fortuño un poco alicaído. “Hemos estado teniendo una fastuosa fiesta estatal aquí en el Palacio de Santa Catalina todas las noches desde la semana pasada, y hasta la fecha no he visto a nadie del Pueblo que haya decidido burlar mi equipo de seguridad con tal de poder codearse conmigo y con los miembros de mi Gabinete. ¡Yo que recuerdo cuando durante la campaña la gente hacía lo que fuera para poder estrecharme la mano, y hasta se robaban mis peinillas con tal de quedarse con algunos mechones de mis lustrosos cabellos color azabache!”. El Gobernador, usando psicología inversa para motivar a alguien a colarse a sus actividades en La Fortaleza, ha mandado a poner rótulos afuera que rezan: “Fiesta De Estado: ¡Pa’cá Ni Mires!”, “Fiesta Con Licor Gratis Y Mámises De Alta Alcurnia: ¡Esto No Es Pa’ Ti!”, y “Fiestón Brutal En La Fortaleza: ¡No Podrás Colarte, Así Que Ni Intentes!”. “¿Qué más tengo que hacer para que alguien piense que mis fiestas son cachendosas y quiera colarse en ellas?”, preguntó Fortuño con voz acongojada. “¡Ya hasta puse tres docenas de huevos en la entrada de La Fortaleza y dejé el portón entreabierto, y aun así nadie se ha querido meter!”. Fuentes cercanas al Gobernador informaron que éste, en su desesperación, llegó a enviarle una invitación a sus fiestas de estado a la pareja que se coló en la Casa Blanca, pero hasta ellos la rechazaron, explicando que su propósito es “trepar la escalera social asistiendo a fiestas de las más altas esferas, no rebajándonos yendo a patéticos paris de marquesina tercermundistas donde lo que sirven es Vino Canario, sangüichitos de mezcla y sorullitos con mayoketchup”.


Aparentemente una fiesta estatal en La Fortaleza no es tan cachendosa como Fortuño cree…