Hato Rey, Puerto Rico – El Frente Unido De Comités Amplios De Coordinación Sindical De Centrales De Trabajadores Unionados Auténticos E Independientes Puertorriqueños (FUDCADCSDCDTUAEIPetc.) anunció ayer con gran emoción su triunfal regreso a la lucha sindical, luego de un extenso y merecido periodo de ocho años de vacaciones en el que absolutamente ninguna organización sindical sufrió conflictos laborales con el gobierno.

Un trabajador marcha en favor de su derecho a pintarse la cara con betún y asustar bebés frente al Departamento del Trabajo

Según a Federico Santos Jaramillo, Presidente del FUDCADCSDCDTUAEIPetc., el regreso a la lucha sindical del movimiento obrero era totalmente necesario en estos momentos: “Luego del periodo de Nirvana laboral que vivimos en el país durante las administraciones de Sila [Calderón] y Aníbal [Acevedo Vilá], er, estee… el capital imperial continúa con su agenda de opresión a la clase trabajadora, y ese abuso de los sectores dominantes ejemplifica una vez más la necesidad de un movimiento de reconciliación y unidad nacional fuerte, militante y combativo”, dijo de manera un tanto confusa el líder sindical mientras cerraba su Manual de Estribillos Huelgarios de Uso General. “Perdonen, es que estoy medio boto después de tanto tiempo callado”, se disculpó Santos Jaramillo. “Lo que quise decir fue que al fin tenemos un gobierno abusador y antiobrero contra el que podemos protestar. No podemos permitir las atrocidades que pretenden realizar en contra de los trabajadores”, explicó, sin identificar si se refería al anunciado despido de 30,000 empleados públicos o a algún plan no anunciado para recortar beneficios inmerecidos otorgados por administraciones anteriores para mantener callados a varios sindicatos.

Santos Jaramillo atacó duramente la propuesta del Gobernador Luis Fortuño para reducir la nómina gubernamental, alegando que los servicios esenciales del gobierno se verían seriamente afectados: “La reducción en la nómina pública es la más vil canallada que se podría cometer contra la clase trabajadora del país”, dijo en obvia referencia al injusto atropello que representaría para la clase obrera volver a la nefasta época en que no se empleaban siete trabajadores para realizar las tareas de dos. “¿Cómo se supone que nuestras brigadas de [la Autoridad de] Energía Eléctrica funcionen sin contar con un empleado que guíe la guagua, uno para que opere la grúa, otro para que se suba a quitar el foco del poste, otro para que ponga el foco nuevo, otros dos para que velen el tránsito y otro para que reparta el café y los sandwiches? ¡Es inaudito! ¡Todos nos veremos afectados!”, aseguró un indignado Santos Jaramillo.

Dos diligentes y sacrificados empleados de la AEE, mientras brindan sus esenciales servicios a la ciudadanía: “Francis, me dijiste que tu sandwich era de pastrami, ¿verdad?” “Sí, Papo. Aguántame estos dos cantos de cable a lo que le meto el diente”

Con respecto a la alegada inactividad reciente del movimiento obrero, el Presidente del Frente defendió su decisión de no convocar manifestaciones durante los pasados ocho años alegando que fue un periodo de gran armonía obrero-patronal: “De la pasada administración podrá decirse lo que sea, excepto que era antiobrera. Nadie nunca antes había concedido clásulas de aumentos salariales automáticos sin antes verificar si tenía los chavos para hacerlo. ¡Nadie!”, alegó Santos Jaramillo, asumiendo su valiente y sumamente consistente defensa de los derechos de los trabajadores contra cualquier gobierno que no sea del Partido Popular. “¿O acaso alguien además de [Aníbal] Acevedo Vilá se había bajado los calzones otorgando básicamente todo lo que pidiesen las uniones en sus negociaciones colectivas, a cambio de unirse a una trapo’e marcha pa’ que se impusiera el IVU?”, preguntó Santos Jaramillo con la sabiduría que sólo proveen años de ardua lucha sindical por el derecho a disfrutar de 47 días de vacaciones al año a cambio de no sabotear operaciones gubernamentales. “Sí, hubo pequeños problemillas en que el gobierno aplastó empleados aquí y allá, pero afortunadamente a nadie le importan esos malagradecidos que sólo pensaron en su bienestar personal y no en el bien colectivo”, aseguró Santos Jaramillo en aparente referencia a los maestros del país.

Logo que ha estado usando la difunta Federación de Maestros desde que sus problemillas con el gobierno le ocasionaron su descertificación

Sobre las exigencias específicas de los sindicatos, Santos Jarmillo alegó que estarán pidiendo “aquello que en justicia nos corresponde” luego de décadas de lucha: “Exigimos que el Gobierno se rinda ante a TODOS nuestros reclamos, que nos dé participación en TODAS las decisiones administrativas, que nos nombren en las juntas de TODAS las corporaciones públicas, que nos den acceso a TODOS los informes operacionales de TODAS las agencias, y que nos permita definir TODA la política pública del país”, expresó con gran convicción. “Este irrazonable y abusador gobierno tiene que acceder a lo que nos dé la gana, o paralizaremos el país. En otras palabras, exigimos diálogo“, añadió con una enorme sonrisa.

Al cierre de esta edición no había sido posible obtener una reacción de El Pueblo™, aunque fuentes cercanas aseguraron a El Ñame que éste apoya incondicionalmente que un montón de manifestantes detengan el tráfico en plena Milla de Oro dos veces en un día, con lo que reafirma su tradicional solidaridad con toda causa que requiera llegar tarde al trabajo por tapones de cinco horas ocasionados por camioneros, no contar con servicios de agua potable debido al repentino suicidio en masa de perros realengos dentro de tanques de la AAA, o la indisponibilidad de la flota entera de guaguas de la AMA porque todas sus unidades dizque necesitan mantenimiento a la misma vez.