San Juan, Puerto Rico – Para dejar claro que donde manda capitán, no gobierna marinero, los trabajadores de la Autoridad de Energía Eléctrica (AEE) anunciaron que estarán trabajando como nunca han trabajado en sus vidas el resto de esta Semana Santa. Esto se da luego de que el director de la AEE, Miguel Cordero, decretara un receso de 10 días entre el 6 y el 17 de abril para ahorrar unos 16 millones en gastos y ayudar a enfrentar la dificil situación fiscal en la agencia. Los trabajadores de la Autoridad, escandalizados porque su jefe les mandó a hacer algo que pensaban hacer como quiera, declararon que “nos verán trabajando como nunca nos han visto” durante toda la Semana Santa.

“¿Cómo se atreve este hombre a darnos una semana libre?”, increpó molesto el presidente de la Unión de Trabajadores de la Industria Eléctrica y Riego (UTIER), Ángel Figueroa Jaramillo. “¿Se cree que somos tontos? Esto no es un receso, sino que es… un… este… un momentito, en lo que busco aquí algún término que pegue… ¡Ah! ¡Ésta es buena! ¡Esto es un Cierre Patronal!”, exclamó, mientras cerraba triunfantemente un libro simplemente titulado “El Libreto”, el compendio de excusas de la UTIER para llevar a cabo huelgas. De hecho, se dice que cada excusa viene acompañada de un estribillo para escribir en cartelones y cantar a ritmo de plena en la línea de piquete: aparentemente, el estribillo de “Cierre Patronal” es: “Con este cierre patronal; Ahora es que vamos a trabajal”.


No habrá torre de luz que no funcione esta Semana Santa. ¡Milagro!

“A la verdad que el director de la Autoridad ha atropellado nuestro derecho a quejarnos por cualquier cosa”, continuó el Sr. Figueroa. “Nosotros ya teníamos una cartita preparada diciendo que hacernos trabajar en Semana Santa estaría aplastando nuestro derecho a la expresión religiosa y a pasar este tiempo de recogimiento con nuestras familias. Se supone que él espere a nuestras demandas y sólo entonces nos dé lo que queremos, pero por querer ser el más listo, ahora se jodió. ¿Qué se creía este bacalao? ¿Que nos vamos a quedar calla’os por darnos un día libre que no pedimos? ¡Tres carajos! ¡Mañana y el resto de la semana vamos a trabajar, y el miércoles vamos a montar un piquete a la hora de almuerzo (para no interferir con las horas laborables)!”, declaró.


Esta escena utópica será vista toda esta Semana Santa: un grupo de trabajo compuesto exactamente de tres personas haciendo un trabajo eficiente. Dos metiendo mano arriba y uno operando la grúa. ¡Nada de ocho trabajadores de la AEE para cambiar un bombillo!

Le preguntamos al Sr. Figueroa qué podía esperar el Pueblo de ellos en esta Semana Santa, y éste respondió: “No va a haber un solo apagón en esta isla. Vamos a trabajar horas extras sin cobrar. Nuestra sola motivación va a ser hacer un trabajo bien hecho, y no miquear amparados en la permanencia. El espíritu de joderle la vida al patrono será nuestra única motivación. ¡Si quieren que descansemos, trabajaremos incansablemente! ¡Abajo los banqueros! ¡Abajo al…! ¿Qué era? ¡Ah! ¡El Cierre Patronal! ¡Sí! ¡Eso!”, finalizó.