San Juan, Puerto Rico – Probando nuevamente que el Senado de Puerto Rico está lleno de mentes bien chiquititas, la Senadora por el Partido Nuevo Progresista Mariíta Santiago radicó una resolución de investigación para determinar por qué el Departamento de la Familia dejó fuera el color azul de su logo cuando éste fue rediseñado en el 2001. El logo muestra tres piezas de rompecabezas que también parecen personas de colores verde, rojo y amarillo, y la senadora se tira de culo con que el color verde representa al Partido Independentista, el rojo al Partido Popular Democrático, y que el azul de su Partido Nuevo Progresista fue dejado fuera a propósito. Investigar esto se ha convertido en la máxima prioridad de la Senadora, ya que evidentemente todo lo demás en el departamento ya está arreglado.

Mira, Marriíta, tú misma, la moroncita: ¿No hay cositas más importantes que investigar los colorcitos de una mierdita de loguito? De verdad Mariíta, vete pa’l mismito carajito

Tal como informó El Nuevo Día en la exposición de motivos de la resolución, la Senadora se queja (de verdad, por nuestras madres) de que “El niño ubicado en la posición central está pintado de color rojo, el niño de la izquierda en verde y el de la derecha en color amarillo. Dicho logo es un claro y contundente mensaje subliminal político a favor del partido que ostentaba el poder en aquel entonces; violando así disposiciones que nuestro ordenamiento jurídico ha establecido para evitar que las agencias gubernamentales promuevan alguna agenda política partidista… ¿Cómo es posible que dicho Departamento de la Familia de Puerto Rico, adopte un logo oficial en su agencia olvidándose del niño azul representativo de más de 50% de la población puertorriqueña?”. En adición a esta estupidez en la exposición de motivos, en una entrevista telefónica con el mismo periódico Santiago indicó (de nuevo, esto es verdad) que “No es solamente el color. Es la manera en que está presentado. Envía un mensaje errado de lo que es el Departamento de la Familia. Si miras el logo, parece un rompecabezas. Se separan los pedazos, dejando espacios entre ellos. La primera institución es la familia, que representa unidad”. Increíblemente, nada de esto es invento nuestro.

Luego de ese derroche de lógica, OB-viamente El Ñame le pidió una entrevista exclusiva a la Senadora. “¿Ustedes saben lo que me motivó en esa larga campaña para senadora? El maldito logo ese que tanto daño le ha hecho a la familia puertorriqueña”, nos dijo Mariíta en entrevista exclusiva. “Tanto niño maltratado que vi en las calles, tantas mujeres maltratadas, tantos padres de familia sufriendo porque no pueden traer comida a sus casas. Y todo por el condena’o logo ese que se olvidó del niñito azul que representa un 50% de la población puertorriqueña. De verdad, que no veía la hora que ganara mi escaño senatorial para acabar con ese vil logo”, dijo esta senadora que seguramente se está ganando cada centavo de su salario.

No se preocupen, niños de Puerto Rico, que tan pronto Mariíta averigüe por qué no hay un jodío niño azul en el logo del Departamento de la Familia, ella meterá mano para hacer que el Departamento les sirva mejor

“Perdonen, es que tengo una mente bien chiquitita y en la cabecita sólo me cabe politiquería”, nos dijo Mariíta. “Jamás me podría imaginar algún otro mensaje en este logo, como por ejemplo, que las piezas del rompecabezas son la mamá, el papá y el niño, que aún siendo individuos, cuando se interconectan forman parte de algo más grande: la familia. Tampoco se me ocurriría que un diseñador gráfico decidió irse con esos colores por alguna buena razón que no fuera politiquería. No: esto tiene que ser un mensaje político-partidista, que es lo único que mi mente pequeñita puede procesar. Después de todo, el ladrón juzga por su condición”, nos dijo, mientras quedábamos asombrados que su cerebro le pudiera permitir hablar sin tener que suspender las otras funciones vitales del cuerpo.

Después de agradecerle por darnos suficiente material para evidenciar que el Senado está lleno de imbéciles, la Senadora se despidió, anunciándonos que estaría lanzando otra investigación de por qué Dios hizo los flamboyanes con hojas verdes, flores rojas, y no le puso azul por ningún lado.