San Juan, Puerto Rico – En un resultado que sin lugar a dudas pone fin al desastre administrativo causado por el llamado gobierno compartido, el Partido Nuevo Progresista consiguió ayer una abrumadora victoria para su candidato a la Gobernación, Luis Fortuño, así como una amplia mayoría tanto en el Senado como en la Cámara de Representantes. Contrario a la opinión de esencialmente cualquier persona que tenga un índice de inteligencia mayor de 90, este resultado dio paso a un extenso periodo de gran armonía e increíble unidad partidista que virtualmente garantizó que las peleas por posiciones no comenzaran al menos hasta pasadas las ocho de la noche, lo que augura un camino suave y cómodo para el nuevo gobernante.

El gobernador electo, Luis Fortuño, imparte su primera instrucción como máximo líder del país: “¡Hey, tú, hazme el favor, apágale el micrófono a Pierluisi, que no está diciendo nada!”

Un totalmente tranquilo Fortuño aseguró a los medios que no vislumbra mayores problemas para implementar su programa de gobierno porque en el partido reina la paz y la armonía entre sus legisladores: “Aquí todos estamos contentos con esta victoria, y nadie está peleando por posiciones ni nada de eso. Contrario a lo que se reportó hace un ratito, Jenniffer González no le mordió una oreja a José Aponte mientras éste le aplicaba una Doble Nelson. Y además, es totalmente falso que el compañero Rivera Schatz haya amenazado con ahorcar a Roberto Arango con su propia corbata si aspiraba a la presidencia del Senado. Aquí todo está color rosa y nadie está peleando por posiciones desde las cinco de la tarde, así que, ¡alegría y bomba es!”, aseguró Fortuño mientras sus senadores asentían con la cabeza.

El Senador Roberto Arango aconseja a la Representante Jenniffer González sobre la mejor manera de conservar la unidad y armonía dentro del partido: “Jenniffer, de verdad, que ni se te ocurra usar corbata nunca”

Sobre el hecho de que los rumorados principales candidatos a presidir tanto la Cámara de Representantes como el Senado, José Aponte y Tomás Rivera Schatz, hayan sido férreos seguidores de su rival primarista, el ex-gobernador Pedro Rosselló, Fortuño descartó que eso fuera a influir negativamente en su interacción como gobernador con su legislatura: “Nah, nosotros estamos peaches and cream. Yo creo que el hecho de que mi victoria haya sido tan abrumadora me da la credibilidad suficiente como para ejercer mi liderato sin miedo a que me torpedeen desde mi propia legislatura”, aseguró Fortuño sonriendo tontamente, mientras Rivera Schatz le echaba el brazo pesadamente en clara señal de hermandad.

A renglón seguido, Rivera Schatz, electo Senador por acumulación, hizo uso de la palabra para confirmar la unidad que existe dentro del partido: “Como dijo mi entrañable amigo Wicho, estamos en total armonía. Entre los compañeros legisladores existe total unidad de propósito. Es increíble cómo todos ya nos pusimos de acuerdo sobre cómo debemos dejar que los procesos de selección del liderato legislativo fluyan libremente”, dijo Rivera Schatz, quien fue enfático al desmentir rumores sobre posibles conflictos por la presidencia de la cámara alta: “Lo importante es que aquí no vamos a ponernos a pelear sobre si existe algún maldito difamador, ladrón, incongruente, mentiroso, demagogo, bribón y oportunista senador que vaya a retar a quien los compañeros entiendan que sea al candidato más idóneo, que en opinión de todos los compañeros con quienes he hablado también debe tener un bigote que inspire liderato, además de ser el de más alta estatura. Te garantizo que estamos TODOS en la misma página con estos criterios totalmente imparciales”, aseguró Rivera Schatz levantando considerablemente la voz, seguramente para beneficio de algún compañero legislador que sea sordo.

El electo Senador por acumulación, Tomás Rivera Schatz, mientras se dirige a los medios durante la conferencia de anoche: “Aquí NADIE está pensando en la Presidencia del Senado, ¿verdad?”

Por su parte, el re-electo Representante y actual Presidente Cameral, José Aponte, demostró la ecuanimidad y compañerismo que le caracterizan, al asegurar que no habrán agendas escondidas bajo su posible mando legislativo: “Ya todo el pueblo nos conoce bien, y sabe que primero que todo somos progresistas. Desde la cámara nos aseguraremos de que se implemente el programa de gobierno rossell… er, progresista que todos esos buenos puertorriqueños pidieron con su voto. No hay duda de que quien llevará las riendas del gobierno será Luis”, aseguró Aponte, mientras desenredaba unas cuerdas de marioneta que extrañamente tenía pegadas a su espalda Fortuño.