San Juan, Puerto Rico – Probando nuevamente que los puertorriqueños no son especialmente hábiles en las matemáticas, ni saben el significado de “artículos de primera necesidad”, miles de boricuas se lanzaron a las tiendas del país para sacar provecho de la exención de emergencia del Impuesto a las Ventas y Uso (IVU) declarada por el Gobierno de Puerto Rico. El propósito de esta exención era aliviar el bolsillo del puertorriqueño que tendría que comprar artículos de primera necesidad luego de las graves inundaciones sufridas durante estos pasados días por el paso de una fuerte onda tropical.

“Mira con lo que vivo yo: un televisor de 35 pulgadas de tubo. ¡Infrahumano!”, nos aseguró Tato Morales, mientras sacaba el agua que se le metió en la casa cuando se inundó su calle el pasado lunes. “Sin embargo, gracias a la pronta acción de nuestro gobierno, esta crisis será solucionada prontamente”, dijo mientras chequeaba la sección de televisores de su catálogo algo mojado de Sears. “Mano, si hubiera un desastre natural así todas las semanas”, dijo con un suspiro.

Miles de puertorriqueños viven tiempos de crisis debido a estas abominaciones en sus salas: sin embargo, gracias a la onda tropical, podrán comprar un nuevo televisor plasma sin pagar el IVU

Otros no se molestaron en mirar los catálogos y se encaminaron prontamente al Best Buy de Hato Rey. “Pues las cosas están bien malas, y he estado economizando, pero ahora sin el IVU, tenía que aprovechar. ¡Gasté 1,500 pesos en mi nuevo televisor plasma que no hubiera gastado si el IVU estuviera en efecto, y me economicé 107 pesos! Y sólo pago 25 pesos al mes en la tarjeta, así que, filete”, dijo Ramón López, de San Juan, mientras ignoraba el hecho de que estaba gastando 1,500 dólares que se podría haber economizado y que estaría pagando 21% de interés en esa misma tarjeta.

Este empleado de Best Buy está presto a ayudar a la población puertorriqueña en estos tiempos de crisis; un aplauso para nuestros héroes

“Ahora tengo 40 cajas de Pampers, y ni tenemos bebé… pero somos católicos, así que es cuestión de tiempo. ¡Además, están en especial!”, nos dijo Jaitza Morales, de 18 años, junto a su esposo, Carlos Román, de 19, al tiempo que metían un tarjetazo en su tarjeta Visa Populoso, para pagar las mencionadas cajas de pañales, un Nintendo Wii para Carlos, un pavo para el Día de Acción de Gracias, y una nevera para poder congelar el pavo en lo que llega el día. “Chacho, nos economizamos como 3 pesitos en ese pavo, y los tiempos están malos, así que hay que aprovechar”, nos aseguró Carlos con lógica que desafiaba entendimiento.

Le cuestionamos al Gobernador Aníbal Acevedo Vilá por qué esta exención es global y no limitada a artículos de primera necesidad, y por qué se hace después del paso de la onda tropical, cuando se podría argumentar que la exención debió haberse dado desde antes de la llegada de las lluvias para permitir a la gente acumular comida y otros artículos esenciales antes de quedar incomunicados por las inundaciones, a lo que contestó: “Ustedes son de ésos que sólo les gusta resaltar lo negativo, ¿verdad? ¡Olvídense de eso y disfruten su IVU free weekend! ¡Sólo acuérdense el 4 de noviembre quién hizo posible que puedas ver los resultados de las elecciones en tu nuevo plasma!”.