San Juan, Puerto Rico – Demostrando inequívocamente la supremacía de la economía boricua, el Gobierno ha anunciado con orgullo el hecho de que estadísticamente hablando, Puerto Rico es el país número uno a nivel mundial en exportación de trabajadores gubernamentales.


Muestra del calibre de los empleados gubernamentales que exporta Puerto Rico

“Este logro ha puesto el nombre de Puerto Rico en alto”, aseguró el Gobernador Aníbal Acevedo Vilá, “cuidado si más que las primarias demócratas que se llevaron a cabo hace par de meses en la Isla, y el reguero de veces que una puertorriqueña bien rica ha ganado el certamen de Miss Universo”. El Gobernador explicó que Puerto Rico produce “una cantidad tan cabrona de empleados gubernamentales” que ha podido exportar su fuerza laboral a países más necesitados. Tan marcado es el exceso, que le tomó varias semanas a algunas oficinas de gobierno percatarse de que una tercera parte de sus secretarias y asistentes ya no estaban en la oficina.

“Ciertamente parte del mérito pertenece a mi Administración y al hecho de que el 50% de los empleados puertorriqueños trabajan de alguna manera para el Gobierno de Puerto Rico, y a que después de que los dejamos sin salario por dos semanas, muchos de éstos estén buscando oportunidades de trabajo en otros países”, explicó Acevedo Vilá. “O sea, tiren cálculos ahí… si habemos cuatro millones de puertorriqueños en la Isla, y cincuenta por ciento de éstos trabajan para el Gobierno, eso quiere decir que… bueno… 4, dividido entre 50…. digo, multiplicado por… o sea… si le sumamos el símbolo de por ciento y lo cambiamos a unidades métricas… Que se joda, el punto es que un fracatán de boricuas trabajan para el Gobierno”.

Este exceso de trabajadores, de los cuales muchos son redundantes, innecesarios, y redundantes, ha convertido a la fuerza laboral gubernamental un “recurso natural” que la Isla ha sabido aprovechar, exportándolos a países que necesitan más mano de obra. Enseñando su vasto conocimiento económico, el Gobernador abundó sobre el asunto: “Cada país exporta lo que le sobra: Colombia exporta café y cocaína; Estados Unidos exporta democracia y prepotencia; y Puerto Rico exporta ron y trabajadores de Gobierno”. Siguiendo esta misma lógica, se espera que cualquier día de éstos Puerto Rico empiece a exportar igualmente políticos ineptos y corruptos.


Los recursos naturales de mayor exportación en la Isla

El primer país en manifestar interés en importar trabajadores gubernamentales boricuas fue Alemania, el cual recibió un cargamento de secretarias quienes rápidamente fueron distribuidas a través de las diferentes oficinas de gobierno. “¡Estas secretarias puertorriqueñas son la changa!”, exclamó Hans Dummkopf, Secretario del Interior de Alemania. “Antes aquí nosotros nos fajábamos trabajando de sol a sol, y desde que ellas están a cargo de manejar las oficinas, se comienza a trabajar a las diez de la mañana y por la tarde empiezan a recoger sus bártulos a las tres y media y ya a las cuatro la oficina está cerrada. ¡Ahora tenemos más tiempo para beber cerveza, comer salchicha, y participar en todos los otros clichés alemanes! Das ist wunderbar!“.


Ahora Hans tendrá más tiempo para tomar cerveza mientras toca acordeón con sus Lederhosen puestos

Otra nación que recibió un influjo de empleados de gobierno puertorriqueños fue Italia, pero allá todo estaba tan descojonado y desorganizado de todos modos que nadie ha notado diferencia alguna.