San Juan, Puerto Rico – A apenas unos días de la corta visita del ex-Presidente Bill Clinton a la Isla para hacer campaña para la candidatura de su esposa, se ha reportado una increíble alza en la tasa de embarazo entre las mujeres puertorriqueñas. Los expertos han atribuido este fenómeno a “la virilidad y concupiscencia” del ex-Presidente Clinton.


Bill Clinton, antes de romper a preñar a medio mundo

El ex-Presidente Clinton visitó la Isla el pasado fin de semana, y el lunes incluso acudió al Residencial Luis Lloréns Torres para deleitar a los ahí presentes con un monumental discurso en el cual les instó (en los menos de cinco minutos que duró dicha charla) a que respaldaran a su esposa Hillary para la candidatura del Partido Demócrata (a pesar de que sin duda la mitad de los ahí presentes pensaba que él todavía era el Presidente y no entendieron ni media papa de lo que dijo). Al terminar el extenuante discurso, testigos oculares aseguraron haber visto a Clinton dar una ojeada libidinosa a las mujeres del público y preguntar: “¿Pero dónde están esas mamizongas bien ricas de los anuncios de turismo (de ésos que dicen que Puerto Rico es ‘The Shining Star of the Caribbean‘)? ¡Sí aquí lo que hay es un reguero de viejas gordas y sudá’s con lunares por toda la cara!”.


“¿Por qué no había entre el público jevotas así, coño?”, cuestionó Bill Clinton

Fuentes allegadas al ex-Presidente admitieron que la razón por la cual su discurso fue tan corto fue precisamente porque Clinton estaba ansioso de darle la vuelta a la Isla y poder “conocer” a la mayor cantidad de puertorriqueñas en el tiempo del cual disponía. Para ponerlo en las palabras que dijo en voz baja el mismo Clinton mientras se despedía del público ahí presente y cogía la juyilanga: “I have things to see, women to do!“. Luego de tan sólo algunas horas, ya muchas mujeres empezaron a reportar haber tenido “encuentros cercanos” con Clinton, quien fue descrito por una de sus consortes como “absolutamente irresistible: alto, blanquito, y mentiroso como él solo… ¡tal como nos encantan a nosotras!”. Una mujer que sucumbió a los encantos del ex-Presidente antes de que éste siquiera dejara los predios del Residencial Lloréns Torres comentó: “Es que me embelesó con ese discurso de 4 minutos que ni entendí porque era en inglés… ¡eso fue todo lo que necesitó para hacerme suya!”


Bill Clinton sonriente, pero internamente preguntándose: “Where the hunney’s at?!

La gira hedonista de Clinton alrededor de la Isla tuvo repercusiones mucho más allá de las mujeres que gustosamente cedieron antes su arte de la seducción: muchas incluso reportaron haber sido “tomadas” por él sin que ellas se dieran cuenta. Una víctima aseguró: “Yo estaba de lo más tranquila haciendo unas compritas en Marshall’s y de repente sentí que alguien me hacía el amor apasionada y demócratamente… ¡eso tuvo que haber sido el sato de Clinton!”. La economía puertorriqueña también se vio energizada por el tour de sexe del ex-Presidente, al registrarse ventas nunca antes vista de cigarros y de la pastilla RU-486 (la llamada “morning-after pill“): un farmacéutico incluso interjectó que no había visto tantas ventas de RU-486 “desde la última vez que Osvaldo Ríos se dio la vuelta por estos lares”.


El artículo de más venta durante la visita de Clinton

Los doctores que primero se dieron cuenta de la alarmante alza en embarazos alrededor de la Isla fueron Ion Paulik y Johan Davidov, del Instituto Checo de Investigaciones Baladís, quienes informaron que incluso vieron un caso de una mujer que ya estaba en estado de preñez y tras sus amoríos con Clinton, quedó encinta con otra criatura. La ahora futura madre de gemelos declaró: “Está de pinga tener que cargar a otro bebé más, pero al menos espero que éste me salga con los cabellos rubios, y los ojos rubios, y los dientes rubios, así como Phil Donahue“. Los doctores sacaron números y reportaron que, según sus cálculos, aproximadamente el 90% de las mujeres puertorriqueñas quedaron embarazadas por el ex-Presidente, “y eso es porque el otro 10% de las mujeres estaban o de visita fuera de la Isla, o muertas”; igualmente exhortaron a toda mujer que nos esté leyendo que “si todavía no has descubierto tu estado de gravidez, te recomendamos que vayas rapidito al Walgreens más cercano y te compres una pruebita de embarazo ‘e-p-t’ para que salgas ya de la duda, que mientras más rápido te enteres, mejor será para el bebé”.


¡A mear sobre un palito de plástico se ha dicho, chicas!

Los galenos también extrapolaron que entre las aventuras donjuanezcas de Bill Clinton y de la modelo y “empresaria” Maripily (quien recientemente se escapó del encarcelamiento domiciliario donde se le tenía como una medida preventiva del Departamento de Salud), se espera que la incidencia de herpes aumente en un 500% alrededor de la Isla. “¡Me cagüenná’!”, exclamó iracunda Hillary Clinton, la burlada esposa del ex-Presidente, “¡Por eso mismo es que nunca quiero tener a Bill muy lejos, donde no pueda verlo!”