Bethania, Carolina del Norte – Hanes, la famosa compañía de ropa interior, anunció una nueva línea de estilos diseñados específicamente para todos aquéllos que se dedican a predicar la moral en calzoncillos. Los estilos han tenido una tremenda acogida, especialmente por parte de políticos y “hombres de Dios” que frecuentemente se cantan muy morales y luego los agarran en alguna movida bochornosa.

“Si vas a ser un hipócrita y predicar la moral en calzoncillos”, exhortó Richard Stottlemeyer, Presidente de Hanes Underwear Corporation, “¡hazlo con los estilos nuevos y modernos que sólo te ofrece Hanes!” Stottlemeyer explicó que, viéndose necesitado de inventar nuevos estilos para la ropa interior que vende su compañía, se le ocurrió incursionar en un mercado hasta ahora ignorado por todas las compañías de paños menores: aquellas personas que, en su diario vivir, se dedican a predicar la moral en calzoncillos. A pesar de que la nueva línea (conocida como “Hanes For Hypocrites!“) es relativamente nueva en el mercado, Stottlemeyer aseguró que hasta ahora ha sido tremendamente popular, sobre todo entre políticos y líderes cívicos de muchas estratas sociales quienes dicen una cosa y hacen lo contrario.


Estos calzoncillos son 100% de algodón y 100% para hipócritas

Eliot Spitzer, el ex-Gobernador del estado de Nueva York, es el portavoz de la campaña publicitaria llevada a cabo por Hanes para sus nuevos modelos de ropa interior, dado que éste recientemente ganó fama por haber sido agarrado con las manos en la masa acudiendo a prostitutas caras a pesar de haber sido un fiscal de clavo pasa’o y de haber realizado varios arrestos de redes de prostitución. “Cuando ando por ahí en mis calzoncillos Hanes”, aseguró el ex-Gobernador, “siento que no hay hipocresía que no me quede bien. Definitivamente, mi gente, ¡si van a estar procesando redes de prostitución como fiscal, para luego estar pagando putas de $4,000 con dinero del estado, nada mejor que andar por ahí usando los nuevos pantaloncillos Hanes!”.


Eliot Spitzer, el peor enemigo / mejor cliente de las redes de prostitución

Otro cliente satisfecho de la compañía de paños menores es el senador por el estado de Idaho, Larry Craig, quien, a pesar de haber propulsado legislación en contra de los derechos para los homosexuales, se le encontró solicitando sexo en un baño de hombres en el aeropuerto de Minneapolis (conocido por la policía por ser un lugar frecuentado por gente buscando sexo anónimo). “Quiero aclarar primeramente que yo no soy pato”, aseguró Craig, a pesar de que los hombres straight no buscan sexo anónimo en baños de hombres. “Pero si lo fuera, definitivamente usaría el modelo de jockstrap llamado Hanes BDA (Back-Door Action) el cual, según me cuentan (porque yo no lo uso), es muy cómodo y conveniente”, añadiendo, “¡pero que conste que alguien más macho que yo hay que mandarlo a hacer!”.


Este macharrán legisla en contra de los gays, pero luego los va a procurar en baños públicos

En el ámbito local, el senador Jorge de Castro Font, defensor de la familia y divorcé aficionado, también admitió ser un usuario fehaciente de los pantaloncillos Hanes: “¡Qué cómodo me siento usando estos canzoncillos mientras por un lado pretendo defender la familia (para poder negarle derechos civiles a los gays) y por el otro me la paso divorciándome!” En efecto, la ropa interior Hanes emite un aura que hace a quien la tiene tenga puesta inmune a detectar cuándo está siendo hipócrita, envalentonando pues a de Castro Font a decir cosas como: “Yo creo mucho en la familia… ¡por eso me he casado par de veces, para tener cada vez más y más familiares (y ex-familiares)!” De Castro Font también elogió la marca de paños menores por proveer “un gran surtido de colores y diseños, que incluso sirven para esconder las chillá’s de gomas”.


Jorge de Castro Font, pensando con añoranza: “Ay… ¿cuándo me tocará divorciarme de nuevo?”

Sin embargo, no todas las personas que predican la moral en calzoncillos respaldan los nuevos estilos de Hanes: por ejemplo, el ex-tele-evangelista Jimmy Swaggart, conocido por haber sido encontrado con prostitutas a pesar de profesarse hombre de Dios, manifestó no usar dicha marca: “Bueno, no es que tenga nada en contra de Hanes”, aclaró el ex-ministro, “¡es que yo estoy tan cabrón de hipócrita que predico la moral esnú!” En efecto, Swaggart aseguró que para haber podido chotear al también ex-ministro Jim Bakker por estar en la compañía de una ramera, e irónicamente luego haber sido él mismo mangado con una prostituta en dos ocasiones separadas, se necesitan “unos cojones demasiado de grandes”, que, en efecto, ningún tipo de ropa interior podría contener. “Cuando Hanes saque una línea de calzoncillos que puedan tener cómodas a mis partes tiernas, que me avisen entonces”.


Jimmy Swaggart, llorando para que lo perdonen (la primera vez que lo agarraron con una puta)