Hato Rey, Puerto Rico – El pasado viernes, policía y personal de emergencias se presentaron en la residencia del senador Jorge De Castro Font luego que vecinos llamaran reportando un disturbio dentro del apartamento de éste. El penoso espectáculo fue atribuido por el médico de cabecera del Senador a una reacción adversa a unos medicamentos que éste se estaba tomando. Aunque en el momento del incidente no se sabía cuál era el medicamento, fuentes confidenciales informan que se trataba de una sobredosis de Amiplín 500 combinada con la champaña que tanto le agrada a De Castro Font. Aunque se sospechaba ya que el Senador era un usuario de esta droga (la cual básicamente te da la capacidad de hacer y decir lo que te dé la gana sin que te importe nada un pito), este incidente ha sacado a la luz que el Senador es un usuario habitual.

Miren esa carita: ¿no es la cara de alguien que se acaba de dar un cantacito de Amiplín 500 con champaña?

“Dada la conducta del senador, yo diría que la usa diariamente, y sabrá Dios cuántas veces al día”, nos dijo desde la República Checa el doctor Ion Paulik, asesor científico de El Ñame. “Es de todos conocidos que la Amiplín 500 sólo se usa ocasionalmente, cuando alguien te jode la vida demasiado. Y si tú jodes tanto que la gente te jode pa’trás todo el tiempo, pues Amiplín no es la solución: obviamente a ese punto hay algo bien mal contigo. Además, esta droga puede ser bien peligrosa combinada con otros compuestos: por ejemplo, combinada con los bacalaítos que venden al lado del Paseo de la Princesa podría hacer que te pongas guapito y le busques pelea no a uno, o dos, sino a tres, cuatro o cinco personas al mismo tiempo, ya que no te importa un carajo que te den una carga (y a menos que tengas la fuerza de choque protegiéndote, te vas a joder bien cabrón)”.

Altas dosis de Amiplín 500 pueden hacer que te le pongas guapito al que sea, como podemos apreciar en este video; por otro lado, ¡qué difícil es tenerle pena a la gente cuando son jaquetones porque saben que no les pueden dar, ¿verdad?!

Al preguntarle al Dr. Paulik qué se podría esperar al combinar Amiplín con champaña, éste respondió: “Pues el efecto relajante del alcohol más Amiplín puede hacer que tus inhibiciones desaparezcan completamente. Por ejemplo, hubo aquí un caso tristísimo en la República Checa, de un hombre que se tomó esa combinación y se le salió lo que tenía reprimido de homosexual y montó un escándalo de que iba a salir del clóset. La mujer empezó a gritarle y a entrarle a carterazos y los vecinos llamaron a la policía y todo; después el tipo se encerró en el baño y no quiso salir hasta que llegaron los paramédicos. Una situación muy triste… bien parecida a la de su Senador, pero eso no quiere decir que eso fuera lo que pasó aquí, obviamente… por más que se parezcan estos dos casos”, finalizó.