Río Piedras, PR – En un sorpresivo cambio de estrategia política, Rubén Berríos y Fernando Martín hicieron un llamado al pueblo puertorriqueño para que en las próximas elecciones le dieran el voto al Partido Independentista Puertorriqueño (PIP), diciendo que prometen ser “tan corruptos y descarados como los otros partidos a los cuales el pueblo siempre le da el voto”.

“Ésta es nuestra promesa irrompible para con el electorado puertorriqueño”, declaró Fernando Martín en la rueda de prensa que convocaron ayer. “Sabemos que el puertorriqueño exige ciertos niveles de corrupción e ineficiencia en su gobierno. El hecho de que se nos vea como ‘los fiscalizadores’ a cargo de descubrir corrupción en otros partidos no debe mancillar nuestra imagen: les aseguro que en nuestras filas hay gente que, potencialmente, puede ser tan ladrona y malparida como en los otros dos partidos. ¡Sólo denos una oportunidad para demostrárselo y les aseguro que quedarán encantados!”


Fernando Martín, luciendo sincero ante su promesa de que el PIP es, potencialmente, tan sinvergüenza como los otros partidos

“Si no nos hemos robado todavía hasta los clavos de la cruz”, explicó Berríos, “es porque nunca hemos tenido el poder para hacerlo… ¡pero créanme que hay dos o tres agencitas gubernamentales que si se descuidan, les robamos hasta las clipeadoras!”

“¡Grapadoras!”, corrigió Martín. “También queremos anunciarle a la ciudadanía que nuestro lema para la próxima campaña electoral será ‘¡Cleptocracia Pa’ Buen Rato!’. Creemos que este lema ejemplifica nuestra intención de llevar la corrupción gubernamental a unos niveles que serían la envidia de muchas repúblicas bananeras y otros países tercermundistas. ¡Habrá que sobornar hasta a las operadoras de la Telefónica!”

“¡Les aseguramos que cuando terminemos de hacer el nepotismo y las ‘palas’ los procesos oficiales para obtener contratos gubernamentales y puestos administrativos, se preguntarán por qué no habían votado por el PIP antes!”, exclamó jubiloso Berríos, y añadió, con un tono juguetón: “¡Y no se sorprendan si después que obtengamos el poder usemos la Policía o la Milicia para establecer una dictadura y perseguir a los miembros de nuestros opositores! Pero no diré más nada, es todo una sorpresa. ¡Tendrán que votar por nosotros para enterarse de todos los detalles y para ver la calidad de desgobierno que sólo el PIP podría brindarle a nuestra ciudadanía!”


Rubén Berríos explica en detalle cómo, luego de asumir el poder, el PIP se quedará con el canto

La rueda de prensa terminó con la explicación del detallado plan del PIP para comprar el periódico El Nuevo Día y así pintarse siempre en la mejor luz, sin importar cuan contradictorias o dañinas sean sus tácticas de gobierno.