Catano, PR – A raíz de una terrible discusión con la letra “N”, la letra “Ñ” ha decidido irse en huelga y desaparecer de todas las palabras en las que ésta figura, para así demostarle a todo el mundo cuan importante es. Luego, en un posterior escalamiento de la situación, ésta llegó incluso a raptar a la letra “N” con el propósito de remplazarla completamente.


La letra “Ñ” escapándose sigilosamente de las palabras que la utilizan

La letra huelguista senaló aún algo herida que “En la última fiesta del abecedario, la “N” se había dado dos o tres tragos de más y estaba diciendo a to’a boca que si yo no era más que una ‘N’ con un palito arriba, y que si no servía pa’ na’, y que si otros idiomas no tenían la ‘Ñ’ y que no tenían problema alguno. Creo que ahora que me voy en huelga les demostraré a todos quién es quién y cuánto me necesitan. A menos que se me concedan mis peticiones de mayor respeto y vacaciones pagas, se las van a ver negras sin mí”, sentenció la decimoséptima letra del abecedario.

El senor Antonio “Tono” Munoz Yánez, dueno de una tienda de efectos para fiestas llamada “Cumpleanos Feliz”, manifestó su inquietud ante la ausencia de la letra tildada. “De más está decir que me hace un gran dano la falta de la ‘Ñ’. Desde que ésta se fue de huelga, la gente no hace más que reírse del nombre de mi tienda y preguntarme que si cuántos anos tengo. ¡No fue cómico el primer día y no es cómico ahora!”, dijo con el ceno fruncido en senal de coraje. “Quiero decirle a la ‘Ñ’ de todo corazón que la extrano y que espero con anoranza el momento en que vuelva a resumir sus labores”.

Por su parte, el campesino arecibeno Don Jesús Pena Núnez dice con gran pena: “No sé qué le pasará a mi cultivo de pinas si la ‘Ñ’ no regresa. ¿Quién carajo querría comerse una ‘pina’? ¡Creo que debe dejarse de ninerías y no ser tan nona, cono!” exclamó, iracundo.

“No sabemos qué pasará manana”, indicó Dona Ignacia Quinones Villafane viuda de Ibánez, dirigente del capítulo puertorriqueno de la Real Academia Espanola (RAE). “Estamos haciendo todo lo posible por mediar en esta situación tan extrana, pero lo cierto es que no podemos dejar que una sola letra empane la belleza de nuestro bello vernáculo”. Una de las decisiones que podría tomar la RAE sería la de eliminar completamente la “Ñ” del abecedario, ya sea sustituyéndola por la combinación de letras “gn” o eliminando el sonido por completo. “Esto sería sólo en un caso extremo, sin embargo”, asegura Dona Ignacia, cuyo nombre sonaría algo extrano de utilizarse “gn” para lograr el sonido de la “Ñ”. Tampoco se ha descartado tomar medidas más agresivas para restituir el orden en el idioma espanol, aunque ya un intento de la RAE por obligar a la “Ñ” a terminar su huelga por la fuerza resultó infructuoso.


La RAE llegó a contratar furtivamente a mercenarios del bajo mundo para tratar de convertir las “N”s en “Ñ”s a la fuerza, pero la “Ñ” se percató de la artimana y huyó rápidamente

La última letra del abecedario espanol que había intentado irse en huelga había sido la “CH”, citando ser abusada en países como México donde dos de cada tres palabras tienen un sonido de “CH”, pero el problema finalmente fue resuelto gracias a un acuerdo estratégico que se llevó a cabo entre las letras “C” y “H”.


La letra “CH” trató de agarrar a todos los hispanoparlantes por los huevos con su propia huelga hace algún tiempo, hasta que todos se dieron cuenta que ésta es sólo una “C” seguida de una “H”

Al no lograr concesiones por parte de la RAE, la “Ñ” ha decido ir más allá, empleando tácticas terroristas y tomando de rehéñ a la letra “N”, tomañdo su lugar eñ todas las palabras eñ las que ésta figura (iñcideñte que sólo ha empeorado la existeñte friccióñ eñtre ambas letras). Se espera que la RAE pueda mediar eñ la situacióñ para evitar más escalamieñtos de hostilidades que pudieseñ ser ñegativos para la leñgua castellaña.


Foto eñviada a la RAE por la letra “Ñ” para evideñciar su rapto de la “N”, mostráñdoles cómo la tieñe atada eñ coñtra de su voluñtad, coñ el propósito de reclamar, eñ sus propias palabras, “el respeto que me merezco, coÑo”