San Juan, Puerto Rico – El gobernador Ricky Rosselló se expresó confiado que las escuelas estarán preparadas para el próximo semestre si voluntarios y gente dispuestas a dar una pejetita dan el paso alante, ya que ni pa’l carajo se le dejará pagar a los bonista para que los niños de Puerto Rico se puedan educar.

Caricatura de Ricky Rosselló hecha por LUY

Se le nota a este muchachito lo mucho que aprecia la educación pública. [Imagen cortesía de LUY]

“No es que el gobierno no quiera invertir en nuestro futuro, es simplemente que sabemos lo mucho que este pueblo aprecia la educación y no les queremos quitar el placer de darnos chavos y materiales”, explicó el futuro gobernador más inconsecuente en la historia de la Isla. “Es por eso que le he dicho a nuestros acreedores que se pueden llevar hasta el último centavo que normalmente se debería dar a la educación de nuestros niños, porque sabemos que cada ciudadano de este país nos dará una pejetita. Llamémoslo un ‘break de la esperanza'”, recalcó.

Este periódico toma esta oportunidad para recordarles que las prioridades del gobierno de este país están bien, bien, pero que bien jodí’as.