Washington, D.C. – Luego de que el plan de salud propuesto por el Partido Republicano para remplazar Obamacare no lograra conseguir suficientes votos ni siquiera dentro de sus propios legisladores, la alta directiva de dicha colectividad está preparando un plan de salud menos ambicioso que solo consistirá de “vigorosos sobitos con Alcoholado Superior 70, Agua Maravilla y tesecitos de Juana la Blanca”.

Pote de Alcoholado Superior 70

¡Nada huele a Abuelo recién afeita’o más que el Alcoholado Superior 70!

El “American Health Care Act”, el cual algunos medios inescrupulosos llamaron el plan “Sálvese el Que Pueda”, fue la propuesta republicana para remplazar el Affordable Care Act, mejor conocido como “Obamacare”. A pesar de que durante los pasados ocho años miembros de dicha colectividad se llenaron la boca hablando de lo rápido que remplazarían a Obamcare con algo mejor, resulta que entre ellos mismos no había un consenso de cómo hacerlo — al punto que la ley ni siquiera pudo llevarse a votación en la Cámara de Representantes. En lo que expertos nombraron el “Síndrome del Perro que Alcanzó el Carro”, el Partido Republicano se ha dado cuenta que ni siquiera teniendo un presidente de su partido y gozando una mayoría en ambas cámaras del Congreso, son capaces de pasar su propia ley. “¡Esto era más fácil cuando solo teníamos que decirle que no a todo!”, se quejó Paul Ryan, portavoz de la Cámara.

Con la intención de “adelantar a como dé lugar la eliminación de Obamacare y sus nefastas secuelas de proveerle seguro médico a millones de americanos”, los republicanos están proponiendo un plan más sencillo que pueda ser apoyado por la mayoría de sus propios legisladores. “Nuestro error fue tratar de dar demasiados detalles de la ley”, admitió Ryan. “Las cosas son más fáciles de vender cuando hablamos con ideítas nebulosas y a medio cocinar, sin precisar exactamente en qué consisten nuestras propuestas… ¡y si no me creen, chequéense a ver quién vive en la Casa Blanca hoy día!”. A raíz de esta epifanía, Ryan quiere proponer un plan de salud que elimine por completo “ese mejunje de protecciones a los pobres y requisitos de sentido común que es Obamacare” a cambio de algo más fácil de explicar: a saber, tratar cualquier mal con alcoholado, Agua Maravilla y tés medicinales.

Pote de Agua Maravilla

“Lo único que no me gusta del Agua Maravilla”, confesó Ryan, “es que en inglés se dice witch hazel, y eso suena medio derr Diablo”.

“El Alcoholado Superior 70 tiene un sinnúmero de usos”, señaló Paul Ryan, “y si no me creen, ¡pregúntenle a Abuela! ¿Dolor de cabeza? ¡Pañito con alcoholado en la frente! ¿Calambres musculares? ¡Un sobito con alcoholado! ¿Peste en la boca? ¡Gárgaras con alcoholado! ¿Cáncer pancreático? Ay, perdónenme, creo que me está llamando mi secretaria”, se disculpó el portavoz antes de irse rápidamente. El plan republicano también cubrirá “hasta tres (3) infusiones de Juana la Blanca al mes” para el tratamiento de piedras del riñón, y “un (1) pote de Agua Maravilla cada seis (6) meses para tratar las picadas de mosquitos, preparar jarabes para el catarro y curar el acné”. “Creo que con eso lo cubrimos todo, ¿no?”, preguntó Ryan, quien regresó al percatarse que ya se estaba acabando la entrevista. “Cualquier otro mal que no hayamos cubierto y que la gente no tenga chavos para costear su tratamiento… ¡quién los manda a ser pobres!”.