San Juan, Puerto RicoEl debate entre aspirantes a la alcaldía de San Juan que tuvo lugar el domingo pasado se dio sin la presencia del incumbente Jorge Santini, quien no pudo comparecer por razones incomprensibles para cualquiera que no tenga un grado asociado en politología. Tras comprobar lo beneficioso de la ausencia del Alcalde, su principal contrincante, Carmen Yulín Cruz, organizó otro encuentro en el cual ella debatirá contra una silla vacía con un polvito blanco y un pote de Brylcreem.

Polvo blanco con un billete enrollado al lado

Esta sustancia blanca de origen desconocido hará las veces del alcalde Santini en el próximo debate capitalino

El primer debate se transmitió el domingo pasado en Telemundo sin que compareciera Santini, quien alegó que el canal rehusó ser flexible con él en cuanto a la fecha y que no le avisó a tiempo. Fuentes dentro de la emisora, sin embargo, aseguraron que le habían avisado al equipo del Alcalde hace tiempo, y que cuando le pedían confirmación de su asistencia, él les replicaba con frases imprecisas como: “Tranquila, tranquila, que mañana es otro día” (que suena como un muchacho cuando la novia le menciona el matrimonio) y “No adelantes el futuro. Hoy es un día y mañana es otro” (que suena como algo sacado de un fortune cookie).

Otras gotitas del saber del acervo santinístico: “No dejes para mañana lo que puedas hacer hoy”; “No por mucho madrugar amanece más temprano”; y “¿¡Perico!? ¿¡DÓNDE!?”

Al fin y al cabo el soporífico debate se dio entre la candidata popular, Carmen Yulín Cruz, y los candidatos por el PIP y el PPT, quienes seguramente también tienen nombre. La ausencia de Santini, sin embargo, le permitió a los aspirantes hablar pestes del incumbente sin que este se pudiera defender, lo que le dio a Cruz la idea de organizar otro evento en el cual no estuviera tampoco el Alcalde. “Con poner un poco de polvito blanco de procedencia sospechosa y un pote de Brylcreem sobre el asiento de la silla, creo que Santini estaría más que representado”, aseguró Carmen Yulín con una sonrisa zalamera. “Voy a poner a ese asiento desocupado como chupa, así como hizo Clint Eastwood con Obama durante la Convención Republicana… ¡solo que yo lo hago no por estar chocho, sino por ser jaiba!”.

Una silla vacía

Falta el tubo de brillantina y el polvito de origen misterioso y ya estamos listos para el debate

Cruz retó a la silla vacía con el epónimo polvo blanco a un debate “cuando sea y donde sea — después que haya cámaras de televisión”, y no puso precondición alguna “allende a, por supuesto, el hecho de que Santini no se aparezca por ahí a última hora y me haga pasar un bochorno”. La candidata se sintió confiada de que prevalecerá en este próximo debate y aseguró que no permitirá que la silla desocupada, ni su pote de Brylcreem, la intimiden.

Pote de Brylcreem

Después que Carmen Yulín no mire al pote de brillantina directamente a los ojos, no habrá problema alguno

Muchos votantes capitalinos profesaron estar esperando con ansias este próximo debate, porque en su opinión “Santini barrió por el piso a Carmen Yulín el domingo pasado”. Al recordarles que el Alcalde no compareció a ese evento, los votantes replicaron: “Adiós, cará’: ¿y de cuándo acá Santini tiene que estar presente para comerle los dulces a Carmen Yulín?”.