Londres, Reino Unido – El día de ayer a las 3:45 PM, Puerto Rico estaba más paralizado de lo usual mientras la gente veía con emoción el desempeño olímpico del boricua Javier Culson, quien obtuvo la medalla de bronce en los 400 metros con vallas. Luego de terminar el evento, no se hizo esperar la opinión de miles de expertos olímpicos aficionados puertorriqueños, quienes aseguraron doctamente que “si no fuera por todas esas malditas vallas que le pusieron en el camino, ¡Culson hubiera ganado el oro de calle!”.

El corredor boricua Javier Culson, visto aquí teniendo que saltar “las vallas que algún graciosito le puso en el medio”

“¡Eso fue pille!”, exclamó iracundo Don Felipe Rivera. “Yo vi esa carrera y a ese pobre muchachito le metieron un fracatán de obstáculos en la pista, al punto que él se vio obligado a saltarlos toditos para evitar tropezarse y romperse la crisma. ¡A los boricuas siempre nos tiran a mondongo!”. Igual opinó Doña Maritza Fernández: “¡A que a Michael Phelps no le ponen vallas en la piscina mientras nada, ¿verdad que no?! Si no fuera por todos esos obstáculos, no me cabe la menor duda que Javier le hubiera comido el Culson a los demás competidores”, concluyó Doña Maritza con una guiñadita zalamera, creyéndose que se inventó ese chistecito.

“¡Y ni me hagas hablar de lo alto que le pusieron esos anillos al pobre de Tommy Ramos, con lo bajito que es!”, exclamó visiblemente molesta Doña Maritza, mientras miraba embelesada la foto del gimnasta boricua

Aunque algo decepcionado de sí mismo por no haber podido traer la medalla de oro a la Isla, el corredor aseguró: “Por más que desee que las cosas hayan sucedido de una manera diferente, tengo bien presente que no me puedo pugilatear por lo que puedan decir personas que no han ganado ni un certificado de participación en un field day. Además, ¡mejor es ganar bronce que cobre, porque si no cuando regrese a la Isla capaz que algún caco me robe la medalla como hacen con el alambrado eléctrico!”.