San Juan, Puerto Rico – La semana pasada la estudiante Charlene González De Jesús desató una polémica al caminar desnuda por los predios del Recinto de Río Piedras de la Universidad de Puerto Rico para protestar en contra del machismo y la violencia de género. Luego que la muchacha fuera arrestada por exposición indecorosa, muchos de sus compañeros estudiantes defendieron su gesta y avalaron que se siguieran realizando protestas desnudas, “siempre y cuando los participantes no sean un chorro de viejos fofos en cueros”.

Los estudiantes respaldan protestas en las cuales las participantes lucen así (esos pasties promocionales fueron añadidos para preservar el pudor que distingue a nuestra augusta publicación)

La estudiante de teatro que protagonizó el incidente merodeó la semana pasada por diferentes facultades del recinto universitario con los pechos al descubierto antes de ser arrestada por la Brigada de Guardias de Palito de la UPR. Al ser abordada, la joven declaró que mostrar sus senos no es un delito, y que su acto fue un performance para protestar entre otras cosas el trato a la mujer como objeto sexual. Cientos de estudiantes entrevistados aprobaron dicho enfoque, aunque aseguraron que “si quieren que dejemos de tratar a las mujeres como cantos de carne, exhortamos a muchas más muchachas a que hagan protestas similares”.

Carla Capalli, por ejemplo, ha perfeccionado el arte de protestar desnuda (para el deleite onanístico del varón prepubescente promedio)

El Consejo General de Estudiantes de la UPR respaldó igualmente el acto de desobediencia civil de la joven, añadiendo que “cualquier acción que le rejoda a la administración universitaria tendrá nuestro incondicional sello de aprobación”. El Consejo advirtió, sin embargo, que “esto de protestar en pelotas está bien, después que no sea literalmente ‘en pelotas’, if you catch our drift. O sea, una muchachita núbil exhibiendo sus pechos claramente está protegida bajo el derecho de libre expresión, pero un vejestorio entrado en carnes enseñando matraca por la calle no es más que un enfermito que hay que echar de cabeza a la cárcel, por sucio”.

Por ejemplo, no importa por qué agravio quiera protestar este gordito, más vale que lo haga vestido de pies a cabeza

Esta admonición le echó agua fría a otras agrupaciones que ya estaban planeando escandalosas protestas / performances en traje de Adán, entre estas la Hermandad Rubenesca Riopedrense, la Asociación de Amantes de Krispy Kreme y el Club Audiovisual. “Nosotros también queremos ampararnos bajo el concepto de que se puede andar por ahí ‘esnú’ después que sea para protestar algo”, señaló Simón Enríquez, presidente del Gremio de Jugadores de World of Warcraft. “Ya estamos hartos que nuestros compañeros estudiantes y la sociedad en general se burlen de nosotros por nuestro grosor, hedor e hirsutismo. ¡Y si tenemos que marchar por toda la Iupi en pelotas dejando detrás de nosotros una estela de peste a sobaco, lo haremos!”, exclamó, haciendo que sus interlocutores pierdan el apetito preventivamente.

Simón Enríquez, presidente del Gremio de Jugadores de World of Warcraft, no cupo en esta foto

Agrupaciones feministas lamentaron que los medios hayan desvirtuado la protesta de Charlene González De Jesús al haber desviado la atención de las razones válidas que la motivaron. Al preguntarles si la joven misma no le quitó mérito también a su propia manifestación luego de caminar desnuda por una finca privada en Cidra y tener que ser admitida al Hospital Psiquiátrico San Juan Capestrano, las jóvenes replicaron: “¡Típicos medios machistas!”.