San Juan, Puerto Rico – A pesar de que un jurado federal encontró al senador novoprogresista Héctor Martínez culpable de corrupción, el Presidente del Senado, Thomas Rivera Schatz, lo absolvió de toda culpa y se pasó por el foro el veredicto, asegurando que los 22 votos a favor de la inocencia de Martínez en el Senado sobrepasan los 12 votos en su contra en el jurado federal.


Thomas Rivera Schatz, exigiéndole a los alguaciles federales que liberen a Héctor Martínez ahora que ha sido absuelto en el Senado de Puerto Rico

“Bah, ¿qué saben los Federales de corrupción?”, opinó Rivera Schatz mientras acompañaba a Martínez fuera del Tribunal Federal. “Además, esto es simple matemática: el Senado de Puerto Rico llevó a votación la inocencia o culpabilidad de mi amigo Héctor, y el resultado fue unos apabullantes 22 votos a favor de su inocencia”, explicó el presidente senatorial, restándole importancia a los nueve votos en contra (emitidos por los senadores del PPD) “porque a decir verdad, no sé ni por qué todavía los dejamos votar: they’re so cute when they pretend they have any political power!“, exclamó en inglés goleta.


Así de adorables son los populares cuando creen que su voto importa un bledo

“Lo importante del asunto es que nuestros 22 votos a favor de la inocencia de Héctor le come los dulces a los 12 votos de culpabilidad que emitieron esos vendí’os del jurado federal”, concluyó Rivera Schatz. “Y como bien dice el reglamento del Senado, cualquier decisión tomada aquí le va por encima a cualquier otra decisión que a mí no me guste”. Al indicarle que no existe tal disposición en el reglamento, el presidente senatorial apuntó: “Ah, pérate, esto se arregla fácil: déjame pedir una votación para enmendar el reglamento del Senado para que sea como acabo de decir. ¿Cuál es el resultado de la votación? ¿Ventidós a nueve otra vez? ¡Ah, pues, aprobada queda la enmienda!”. Luego de insistirle que de todos modos cualquier reglamento del Senado de Puerto Rico carece de jurisdicción en el Tribunal Federal, Rivera Schatz tronó: “Jurisdiction?! I don’t need no stinkin’ jurisdiction!“.


El hemiciclo del Senado de Puerto Rico, donde las leyes [que Rivera Schatz quiere que se aprueben] son aprobadas

Por su parte, el gobernador Luis Fortuño le había pedido originalmente la renuncia al senador Martínez, pero luego de la votación senatorial decidió retractarse “para que triunfe la democracia — ¡y porque no quiero que Rivera Schatz me dé un tapaboca en público!”.