San Juan, Puerto Rico – Luego del embarazoso fiasco en los puertos de la Bahía de San Juan (donde resultó que el nuevo crucero que supuestamente atracaría ahí no podría hacerlo por las dimensiones del muelle), el gobernador Luis Fortuño le recriminó el problema a las Administraciones Pasadas®, arguyendo que éstas se robaron todas las cintas métricas que poseía el Gobierno y por eso nadie pudo medir si el bote cabría en el muelle. Inicialmente el Gobernador culpó a la administración de la ex gobernadora Sila M. Calderón por haber sido la que construyó el muelle con unas dimensiones que prevendrían que el crucero Carnival Dream pudiera atracar en éste; al apuntarle que no importa cuán grande hayan construido el muelle, siempre podría haber una embarcación futura que sea de un tamaño mayor del proyectado, Fortuño indicó que eso indicaba “una miopía crasa y una inaceptable carencia de clarividencia” por parte de la administración popular.

Luego de insistirle a Fortuño de que, irrespectivo del tamaño del muelle, hubiera bastado una sencilla investigación de sus dimensiones y de aquéllas requeridas por el nuevo crucero para haber detectado la incompatibilidad, el Gobernador sacó a colación la falta de cintas métricas. “¡Claro que hubiéramos podido medir el tamaño del muelle y el del bote y haber evitado este pachó de dimensiones jenniffergonzalísticas!”, comenzó Fortuño. “¡Pero en el Gobierno no hay cintas métricas ni reglas de medir, porque las Administraciones Pasadas® se las robaron todas cuando salieron de La Fortaleza!”. Al preguntarle al Primer Mandatario qué motivo hubiera tenido alguna administración para despojar todas las oficinas gubernamentales de cintas métricas, éste respondió: “Eso se lo tendrán que preguntar a ellos, aunque a mí no me extraña para nada: esos herejes se hubieran robado hasta los clavos de la cruz si creyeran en Nuestro Señor Jesucristo. Total, ¡esos populetes rompieron tantas reglas durante su gobernación, que no es de extrañar que también hayan acabado con las cintas métricas!”.


Cintas métricas como ésta no hay en ninguna agencia gubernamental (dicho sea de paso, no parece haber muchos cerebros pensantes tampoco)