Berlín, Alemania – El controversial estudio alemán que concluyó que 10 minutos al día de mirar senos le hace tanto bien cardiovascular a los hombres que 30 minutos de ejercicios aeróbicos reveló que uno de sus participantes, el merenguero / onanista jet-setter Elvis Crespo, tiene 94 años. “En cuanto le vi la carita de enfermito a este sujeto”, explicó Hans Fleischstaff, el encargado del estudio, “me pregunté cuánto bien cardiovascular había devengado de su tendencia de ligar mámises en todo momento. Aunque yo le hubiese puesto máxime unos 40 años, él nos admitió que en realidad tiene 94, y que le atribuye su longevidad y juvenil apariencia a ‘ser un sato de la vida’ y a ‘no dejar que la sociedad dicte cuándo y dónde puedo saciar mis necesidades carnales’. En efecto, según nuestras proyecciones, este sujeto podrá vivir hasta los 150 años si sigue volando regularmente”. Aplicando el mismo modelo teórico que emplearon para calcular la longevidad del intérprete de “Me gusta, me gusta”, Fleischstaff concluyó que Antonio Sánchez “El Gángster” no morirá “mientras en Puerto Rico haya corbejas vaquetas de pene que estén dispuestas a pasearse por ahí medio ernúas con tal de ser famosas”.


Ser un enfermito le ha prolongado la vida a Elvis Crespo y seguramente a los viejitos verdes que se la pasan el día entero en la playa con binoculares