Río Piedras, Puerto Rico – El viernes pasado por la madrugada una intervención de la Policía en la Avenida Universidad en Río Piedras se tornó en una trifulca en la cual salieron heridos varios estudiantes e incluso algunos miembros de la Uniformada. Dado que los actos de violencia que se suscitaron opacaron los que hubiera podido causar el hombre borracho que la Policía se presentó para arrestar, el gobernador Luis Fortuño declaró que, para la seguridad de la ciudadanía, de ahora en adelante sería ilegal que un policía intente “mantener la paz” después de la medianoche.

Rápidamente hubo quienes acusaron que el exageradamente fornido destacamento policial que se desplegó simplemente para lidiar con un hombre en estado de embriaguez fue simplemente un espectáculo para darle validez a la medida del Gobernador de limitar la venta de bebidas alcohólicas después de la medianoche (excepto en hoteles, porque, según Fortuño, “los turistas y la gente con chavos no se pone con guaperías cuando se emborracha”). Antes estas acusaciones, Fortuño respondió simplemente: “¡Mala mía! Diáfanamente esto fue una artimaña de mi Administración para demostrarle al Pueblo las consecuencias de tener a tanto malandrín bebiendo después de las doce como lo han podido hacer por décadas. El plan era el siguiente: enviar la Fuerza de Choque (check!), enfrentar a las personas que estuvieran medias toca’ítas por la calle (check!), hacer que se formara un revolú en el cual la Policía pudiera apuntar a los borrachines como agresores (check!), todo sin que nadie grabara los sucesos… ¡y ahí fue que se jodió la cosa!. ¡Me cago en la madre de los telefonitos con videocámara!”.

Aquí vemos al ex Presidente de la Cámara de Representantes, José “Primitivo” Aponte, no poniéndose con guaperías a pesar de su estado de embriaguez

Enfrentado con lo que caritativamente podría describirse como un media shit-storm, el Gobernador se ha visto en la necesidad de tomar cartas en el asunto, y lejos de poder fortalecer su caso contra el consumo de bebidas embriagantes luego de la medianoche, lo que hizo fue desenmascarar el hecho de que la Policía, cuando se despliega en masa, sólo causa motines donde antes lo que había era joda. “Me salió el tiro por la culata”, admitió Fortuño. “No me queda más remedio que aceptar que hay más violencia por causa de la Fuerza de Choque que por los dos o tres atorrantes que se emborrachen, se llamen pato, y terminen en una pelea ebria que culmine con alguien durmiendo en una cuneta. Es por esto que propulsaré una medida que restrinja a los policías de tratar de ‘mantener la paz’ luego de las doce de la noche, para la seguridad no sólo de la ciudadanía, sino de los mismos miembros de la Uniformada, quienes lo único que hacen es recibir improperios, botellazos, y que los pongan en videos incriminatorios en YouTube”.

Video del arroz con culo que se forma cuando la Policía “mantiene la paz” a altas horas de la noche

Los estudiantes de la Universidad de Puerto Rico, lejos de recibir las noticias con beneplácito, protestaron la decisión del Primer Ejecutivo, tildándolo de “represivo”, “fascista”, y “totalitario” (al igual que otros términos que esperamos que no sean ciertos porque, de serlo, estaremos publicando El Ñame desde la cárcel). Representantes de la Federación Universitaria Pro Independencia explicaron que “estos abusos policiacos son el sueño mojado de la FUPI: ¿¡cómo se atreve Flojuño a librarnos de nuestra más sólida excusa para gritar ‘abuso’ y ‘opresión’!? Sin tener guardias de mecha corta a quienes lanzarles improperios, ¿cómo vamos a poder suscitar este tipo de situaciones donde empiecen a repartir macanazos a diestra y siniestra? Nosotros tenemos el derecho de ser confrontados por policías guapos-de-barrio que no soporten que los retemos y que nos den de arroz y de masa frente a las cámaras; si no, ¿qué excusa tendríamos para hacer demostraciones de protesta al día siguiente?”. Los fupistas también indicaron, sin embargo, que encuentran innecesario que la Uniformada lance gases lacrimógenos para dispersar los motines: “Si quieren poner a todo el mundo ahí a llorar: ¡sólo recuérdennos que tendremos que chuparnos a Fortuño de Gobernador por tres años y medio más!”.


A esta muchacha que parece estar al borde del desmayo simplemente le recordaron que Fortuño no lleva ni un año de gobernador todavía

El Superintendente de la Policía, José Figueroa Sancha, aseguró que la nueva medida ejecutiva no es necesaria dado que sus agentes están “perfectamente entrenados para saber cómo bregar con esa ralea que es la ciudadanía, y están concientes que sólo deben empezar a repartir los macanazos que esa tusa se merece sólo como última instancia”. Sin embargo, el Superintendente dijo que el Gobernador le aseguró que la nueva medida quedará en vigor “hasta que sepamos cómo comportarnos ante un grupo de ciudadanos que están tranquilos haciendo lo suyo, o hasta que averigüemos cómo lograr que ninguna de esas puñeteras camaritas portátiles pueda grabar lo que esté aconteciendo”.