San Juan, Puerto Rico – El temible X-Men Wolverine, luego de enterarse a través de algún amigo boricua que ayer El Nuevo Día publicó un reportaje en el cual se referían a él como “Lobezno”, viajó a la Isla “para hacer cantos al hijuela que tradujo mi nombre al español de una manera tan pero tan totona”.

“¿Dónde está ese sucio?”, gritó molesto Wolverine mientras frotaba sus filosas garras de adamantio literalmente echando chispas. “¿Dónde está el periodista que osó traducir mi nombre a ‘Lobezno’, restándole así todo poder de intimidación? Digo, no es que mi moto sea tan atemorizante como ‘Beast’, ¡pero al menos no es tan estúpido como ‘Toad’! O sea, ‘Wolverine’ al menos evoca el concepto de una bestia peluda y feroz, rápida y escurridiza, o, en el peor de los casos, el nombre de la mascota de la escuela en la película ochentosa ‘Red Dawn’… ¡que de todos modos es mejor que ‘Lobezno’!”.


Esto es un “wolverine“… y luce más feroz de lo que suena la palabra “lobezno”

Al personarse el feroz superhéroe a las oficinas centrales de El Nuevo Día, haciendo que el guardia de seguridad perdiera temporalmente el control sobre su esfínter, salió a relucir el hecho de que el reportaje publicado ayer en el rotativo no fue escrito por ningún periodista del patio: “Ésta fue una de esas historias que nos llegan de afuera, que nosotros simplemente recalentamos y republicamos desvergonzadamente”, aseguró Samuel Roldán, Director de Redacción del periódico. “Sé que podríamos revisar estas historias antes de republicarlas para puertorriqueñizarlas, o, ¡Dios nos libre!, escribirlas nosotros mismos, pero eso me suena a mucho trabajo, y no tenemos tiempo pa’ eso porque las noticias verdaderas no se escriben solas. Bueno, ahora que lo pienso, aquí en Puerto Rico muchas veces las noticias se escriben solas, pero nada, el punto es que así como nos las envía la Agencia EFE, así mismo las regurgitamos, y San Seacabó”, concluyó Roldán, mientras, satisfecho de haber hallado finalmente el responsable de la afrenta, Wolverine lo hacía trizas con sus garras.

Tras una exhaustiva investigación sobre esta misteriosa “Agencia EFE” mentada (que consistió simplemente en buscarla en Google), se encontró que ésta es una agencia noticiosa internacional de origen español, o sea, el mismo concepto de Reuters, pero con más ceceo. A pesar de que el verdadero significado de las siglas “EFE” no aparece ni por los centros espiritistas, juzgando por la historia publicada en El Nuevo Día, las probabilidades son altas de que una de las “E” quiera decir “Españolas” y la otra “E” quiera decir “Estupideces”. Al preguntarle al representante de publicidad de la empresa por qué, si pretenden ser una agencia internacional que le provea noticias a todo el mundo hispano, usaban palabras tan españolas como “Lobezno”, éste respondió: “Puez hoztia, ¡claro que hubiéramoz podido decir ‘Guepardo’ en vez de ‘Lobezno’, o zimplemente dejarlo azí en inglez como ‘Gulberín’! Pero, ¿de qué vale zer la Madre Patria zi no podemoz hazer y deshazer lo que noz dé la gana con el idioma?”, preguntó retóricamente con un acento español más insoportable que el de Julio Iglesias.


Julio Iglesias, cuyo acento se puede casi escuchar nada más que de ver esta foto

Amedrentados por la sangrienta muerte del Sr. Roldán a manos de Wolverine, portavoces de El Nuevo Día prometieron: “Ya no republicaremos descaradamente historias escritas por españoles que utilizan palabras totonas como ‘Lobezno’ y ‘guay’ (que, en contra de toda lógica, lo que quiere decir es ‘cool y no ‘farifo’)”, e hicieron una petición a sus lectores a que los ayudaran a hallar traducciones de nombres de superhéroes que fueran más cónsonas con el sentir boricua. Respondiendo al llamado, el bloguero Donato Morfo sugirió: “Por ejemplo, a ‘Gambit’ podrían ponerle ‘El Gamberro’, y a ‘Nightcrawler’ podrían llamarle ‘El Trepador Nocturno’. Dicho sea de paso, ¡si alguna vez hicieran una versión puertorriqueña de la película X-Men, ‘El Trepador Nocturno’ podría ser interpretado por Tito Kayak, quien siempre está encarama’o en algún lugar!”, exclamó el también twitterriqueño, almorzando cantidades tóxicas de guineítos en escabeche. Otras sugerencias provenientes de diversas fuentes fueron ponerle a “Storm” “Temporal”, a “Toad” “Sapo’e Letrina”, y a “Cyclops” “El Tuerto”.


De izquierda a derecha, “Temporal”, “El Tuerto”, y “Lobez— Wolverine”

La promesa de El Nuevo Día de tener más cuidado de no publicar historias extranjeras sin tomar en cuenta que éstas podrían estar utilizando traducciones que no sean afines con el público boricua también está repercutiendo en las cadenas televisivas de la Isla, las cuales también han pecado de transmitir películas originalmente en inglés con traducciones al español inadvertidamente risibles. Para asegurarse de que éste sea el caso, el aguerrido wookiee Chewbacca (conocido como “Mascatabaco” en la versión española de “Star Wars”) y el adorable robot R2-D2 (conocido como “Arturito” en la Madre Patria) se presentaron a las oficinas de Televicentro para hacer valer sus derechos. Chewbacca gruñó en su idioma nativo que él le había arrancado un brazo a alguien por ofensas menores que llamarlo “Mascatabaco”, y R2-D2 añadió “¡Blip blip BLOP!”, que en pocas palabras quiere decir: “¡No me obliguen a darles un tajo, bitches!”. Wolverine también se unió a la manifestación, diciendo: “¡Antes de que les dé por transmitir una versión traducida de mi película, ya les voy advirtiendo que al que me llame ‘Lobezno’ lo voy a cortar en pedacitos como si estuviera pa’ mondongo!”.


Aquí están en pie de protesta Mascatabaco, Arturito, y detrás de ellos, en señal solidaria, Setrespeo