San Juan, Puerto Rico – El día de ayer el gobernador Luis Fortuño sorprendió al pueblo puertorriqueño con el anuncio de la creación de la oficina para la Vice Gobernación y el nombramiento del primer Vice Gobernador de Puerto Rico. Para algunos miembros de la prensa, la verdadera noticia no fue la creación del nuevo puesto, sino el hecho de que el nuevo miembro de la Rama Ejecutiva no pertenece a nuestra especie, dado que éste es un chivo de monte.

“No me pregunten por qué he nombrado a un cabro para esta gestión”, dijo tajantemente Fortuño a los periodistas preguntones. “Yo no soy un mama’o. Lo importante no es la especie a la que pertenecen nuestros líderes, sino cuáles son sus cualificaciones, y el Honorable Cabro N. Del Monte ciertamente está sumamente cualificado. Creo que mientras más se parezca nuestra estructura a la del gobierno federal, más nos acercaremos a la estadidad”, añadió Fortuño. “Mi trabajo en Washington me permitió aprender de Bush y Cheney, y creo que nosotros nos merecemos un Cheney (aunque con cuernos literales en vez de figurados)”.


Nuevo Vice Gobernador, Hon. Cabro N. Del Monte

“Es absurdo, pero perfectamente predecible”, expresó Luis Pabón Roca, imparcial analista político y reconocido experto en razas cabrunas. “De hecho, este nombramiento sigue la línea de los otros: los secretarios y jefes de agencia del país vienen todos del mundo corporativo y arrastran claros conflictos de interés. No es de extrañar que pongamos, literalmente, a un cabro a velarlos, por aquello del cabro velando a las lechugas”.

Pero el nuevo dirigente cuenta con el sólido respaldo de prominentes miembros de la sociedad puertorriqueña. Richard Carrión respondió así a las expresiones del analista: “Por supuesto que ese individuo, como todo socialista, está parcializado en contra de los empresarios, y de cualquiera que meta mano y haga chavos… Pero cualquiera con dos dedos de frente puede ver que el interés del cabro en las lechugas no lo descalifica de velarlas, sino todo lo contrario: ¡lo convierte en un experto en lechugas! Los banqueros e inversionistas del comité asesor financiero están muy satisfechos con el trabajo del Sr. Del Monte en ese comité y lo apoyan 110%”, expresó, demostrando su claro dominio de las matemáticas.

El simpático analista Ignacio Rivera, sin embargo, ve el vaso medio lleno: “Ser un cabro no es una desventaja en ese puesto, sino un ‘plus‘; los cabros y las cabras son excelentes limpiadores, arrasan con to’, y eso es lo que necesita este país: una buena limpieza. ¡Ojalá le dé por aplicar sus destrezas en la Legislatura!”, expresó con anhelo.

Miembros del sector religioso han respondido con cauteloso entusiasmo: “Fortuño está ungido con la Gracia Divina”, expresó Otoniel Font, de Fuente de Agua Viva, quien bendijo al Gobernador y a su esposa Lucé Vela el domingo después de la inauguración. “Confiamos en sus decisiones, dados que éstas son guiadas por la mano del Señor… bueno, a menos que en algún momento se meta a mono y se vaya en contra de nuestros preceptos, en cuyo caso lo tildaremos de hereje por ir en contra de la Voluntad Divina”.

Fortuño terminó la conferencia de prensa prematuramente cuando el nuevo dirigente, aún no acostumbrado a su nuevo entorno, se comió el sombrero de la Primera Dama y defecó en la Biblia del sorprendido pastor Font. A las preguntas de la prensa, nuestro nuevo Vice Gobernador se expresó en los siguientes términos: “Meeeeeeeeeeeeee”.