San Juan, Puerto Rico – Sólo días después de haberse anunciado el diseño y la fecha de expedición de la peseta dedicada a Puerto Rico, el Departamento de la Tesorería estadounidense aclaró que dicha moneda sólo valdrá quince centavos, en vez de los usuales venticinco.


Ésta es la imagen de la peseta boricua que valdrá quince centavos

Henry Paulson, Secretario de la Tesorería e imitador aficionado de Herman Munster, anunció que, para mantener la calidad de territorio de segunda categoría de la cual siempre ha disfrutado Puerto Rico, la peseta que llevará la imagen dedicada a la Isla del Encanto no valdrá venticinco centavos, sino quince. “No es justo que una peseta con una garita y una flor de maga sea tan valiosa como una peseta de algún estado de la envergadura de Mississippi o Rhode Island”, explicó Paulson. “¡No queremos que Puerto Rico se crea que simplemente porque le dedicamos una peseta, que de repente es tan importante como uno de los cincuenta estados!”.


El secretario Paulson practicando su imitación de Herman Munster y asustando a nenes chiquitos en el proceso

Paulson fue más allá y declaró: “Denle gracias a Dios que les dimos una peseta, porque el plan original era de poner el diseño de Puerto Rico en la parte de atrás del chavo prieto. Sin embargo, el Presidente Lincoln, cuyo rostro figura en el centavo, se quejó de tener una garita apestosa a mea’o en el dorso de su moneda, e hizo un chanchullo para enjorquetársela al Presidente Washington en la peseta. De hecho, si se fijan bien, la imagen de Washington en la peseta puertorriqueña sale tapándose la nariz con un pañuelo, bien delicadito él. Total, no era para tanto: si no bastaba con poner una flor de maga para contrarrestrar la peste a mea’o, no tenía más que decírnoslo y le echaríamos Febreze a esa moneda”.


Con esta garita apestosa es que Washington tendrá que lidiar en la peseta boricua

Paulson también discutió las otras ideas que consideraron sus artistas gráficos para poner en la peseta boricua: “Recibimos muchísimas sugerencias de puertorriqueños de todas partes de los Estados Unidos, entre éstas: una caneca de ron, una alcapurria, y una imagen de la Tarjeta de la Familia. Aunque la opción que ganó fue la alcapurria, cuando nos percatamos que nadie en el Departamento de la Tesorería sabía qué carajo era una alcapurria, simplemente buscamos a Puerto Rico en Google Images y pusimos las primeras imágenes que salieron y ya. Claro está, descartamos inmediatamente todas las fotos de Aníbal Acevedo Vilá: ¡no queríamos atemorizar a la gente de usar la dichosa moneda!”.


Quizás fue una buena idea que abandonaran la idea de la alcapurria, porque así de reojo se parece al cutis de Acevedo Vilá

Ante protestas de muchos puertorriqueños de que la peseta boricua valiera menos que las de los estados de la unión, Paulson respondió: “Pues, si quieren que la moneda de ustedes valga venticinco centavos como de costumbre, arreglen su economía, conviértanse en un estado, o como menos, háganse más blanquitos. Haciendo su peseta menos valiosa que la de los otros estados, el Departamento de la Tesorería está simplemente continuando la política federal de hacer de los puertorriqueños ciudadanos de segunda categoría en todos los sentidos: ¡hey, al menos estamos siendo consistentes!”.


Imagen de Mississippi, cuya peseta vale venticinco centavos