Caimito, Puerto Rico – El misterio de por qué la ya famosa Pantera de Caimito no aparece ni en los centros espiritistas tomó un posible giro para lo peor luego de que el Vampiro de Moca y el Comecogollo reclamaran responsabilidad por la desaparición de ésta. Aparentemente encabronados con que ya nadie les hace caso, los dos míticos personajes del folclor puertorriqueño decidieron tomar cartas en el asunto.

Esta foto fue tomada en el momento que el Vampiro de Moca y el Comecogollo se acercaban a la Pantera de Caimito. “Who… the fuck… are those two…?“, decía la la incauta pantera con su mirada sin saber lo que le esperaba

“Qué mucha atención le prestaron a la maldita pantera esa”, nos dijo el Vampiro de Moca mientras acababa de chupar lo que aparentaba ser la pata de un felino de considerable tamaño. “Chacho, cuando viene alguien de afuera rapidito se vuelve la fiebre, pero no se acuerdan de las bestias del patio. ¿Cuándo fue la última vez que el Departamento de Recursos Naturales envió una brigada a buscar al temible Vampiro de Moca? Exacto. Pero no hace más que llegar un pendejito de afuera, y rápido se vuelve la fiebre. Pero nada, se acabó la pendejá’ ya. Comecogollo, ¿me puedes pasar esa costillita?, que creo que todavía se le puede chupar un poco más”, dijo al tiempo que el Comecogollo le pasaba la sangrienta costilla.

Qué rapidito nos olvidamos de nuestros tesoros nacionales, como el Vampiro de Moca

“Aparentemente a la gente lo que le gusta es la sangre, y me imagino que por eso es que desde que llegó El Chupacabras la gente no se acuerda de mí”, nos dijo un acongojado Comecogollo. “Pues pa’l carajo con eso de estar hartándome de plátanos. Si pa’ que se acuerden de uno se tiene que derramar sangre, pues vamos pa’ encima”, nos dijo iracundo el Comecogollo, quien es conocido por su dieta vegetariana. “No voy a dejar de comer plátanos, pero estaré integrando más carne en la dieta, empezando por este sabroso sancocho con carne de pantera… hmm hmm, rico”.

Le preguntamos al Comecogollo y al Vampiro de Moca si también estarían tomando acción contra El Chupacabras, el cual tomó el lugar de ambos en el folclor puertorriqueño durante la década de los noventas, volviéndolos personajes secundarios. “Oh, no, yo no soy pendejo: con ése sí que no vamos a joder. Fuck no. Que se quede él con el primer lugar, que nosotros nos conformamos con ser los segundos”, dijo el Vampiro de Moca, al tiempo que el Comecogollos asentía enfáticamente.


Tú tampoco le meterías las manos