San Juan, Puerto Rico – Siguiendo el éxito rotundo que fuera el iPhone 3K-Rajos en el mercado boricua, la compañía Apple ha decidido comenzar un plan piloto de su próximo producto en la Isla, llamado el “Llama-Mami”. Éste es un servicio cuyo propósito es el de automatizarle al usuario las llamadas a su novia o madre el día del cumpleaños de ésta o del aniversario de ambos, evitando así que malentendidos o mala memoria le causen problemas.


El primer teléfono que capturó la imaginación boricua: el iPhone 3K-Rajos

Carl Steiner, el ejecutivo de Apple que está intentando mercadear este nuevo servicio, lo recomienda para “todos los hombres que suelen olvidarse del aniversario con su novia o esposa, o que nunca se acuerdan de llamar a su madre en su cumpleaños, el Día de las Madres, o en Navidad… y seamos francos, aquí me estoy refiriendo a prácticamente todos los hombres”. El servicio, de un costo proyectado de cien dólares mensuales por encima del ya costoso plan de servicio, será “un éxito para mantener a todas tus ‘mámises’ felices y contentas”, aseguró.

El servicio básico del “Llama-Mami” automáticamente efectuará llamadas para felicitar a la(s) novia(s) o madre en su cumpleaños o en la fecha del aniversario, utilizando mensajes pre-grabados que el teléfono automáticamente modulará para que suenen en la voz del usuario. También puede programarse para que, varios días antes de la ocasión, el aparato se conecte a alguna tienda en línea y automáticamente le compre a la “mami” en cuestión un regalo, cuyo precio variará dependiendo del modo que se haya especificado: “regalo porque te quiero” ($50-$200), “regalo porque sin querer te llamé gorda” ($200-$500), o “regalo porque me agarraste con tu hermana” ($500-$1,000).


Algo así le compraría el “Llama-Mami” a tu novia si te mangaran con Trixie, la fleje del barrio

Steiner explicó que escogieron a Puerto Rico para lanzar este nuevo servicio en plan piloto dada la gran acogida del iPhone 3K-Rajos, “lo cual nos demostró que el usuario puertorriqueño es sumamente vanguardista y arrojado al momento de intentar tecnologías nuevas” (que fue quizás su manera de decir sutilmente que los boricuas son embelequeros y presenta’os). Añadió además que “con el hombre latino podremos probar a cabalidad una de nuestras funcionalidades, dado que me cuentan las malas lenguas que el hombre latino suele hacer malabares con romances simultáneos” (lo que sin duda fue la manera fina de decir que los latinos son bien putones).


Una fila repleta de boricuas arrojados y vanguardistas

La funcionalidad a la que se refería Steiner es la del “Bloquea-Chilla”, que detecta que está entrando una llamada de una “segunda novia” mientras el usuario está en presencia de otra, y hace que el teléfono no suene y que sólo muestre el mensaje cuando el usuario esté nuevamente solo. “Y si pagan un poco extra”, añadió el ejecutivo de Apple, “el iPhone marcará la llamada entrante como si hubiera provenido del Ejército de Salvación o alguna otra entidad benéfica, cosa de que si la novia sospechara y se pusiera a cotejar el historial de llamadas, ésta llegase a la conclusión de que el usuario es algún tipo de benefactor caritativo en vez de un sucio pegacuernos”.

Hasta el momento, los boricuas que han estado utilizando el servicio del “Llama-Mami” en su iPhone lo han alabado casi unánimemente. Uno de los usuarios de prueba, quien habló bajo condición estricta de anonimidad para evitar que su esposa se percate que éste le ha sido infiel con varias de sus amigas, y cuyo nombre es Ramón Carlos porque nosotros somos unos hijuelas, declaró que “gracias al ‘Llama-Mami’ ya no tengo que siquiera fingir ser un buen marido o un buen hijo. ¡A la verdad que la tecnología es la changa! Espero ansioso el día en que haya algo similar que me ayude a acordarme de los cumpleaños de los nenes o cuándo me toca ir a buscarlos a la escuela: ¡los malos padres también necesitamos ayuda, Apple, así que coge oreja!”.


Ahora Ramón no tendrá que apagar su teléfono para evitarse un mal rato cuando se dé un brinquito al Executive con su secretaria

Al preguntarle a Steiner si no encuentra este nuevo servicio algo misógino, éste respondió: “¡Para nada! Si acaso, demuestra nuestro desdén para con los hombres, a quienes consideramos tan mezquinos que asumimos que éstos preferirían pagar cien dólares mensuales en vez de simplemente ser buenos hijos o tratar a su novia o esposa respetuosamente, como Dios manda”. También aclaró que por eso no se contempla una versión dirigida a las féminas, dado que éstas no necesitan tecnología para acordarse de fechas importantes. “Ahora sí: acá entre nos”, admitió el ejecutivo, “¡lo que sí estamos pensando hacer es crear otro servicio (de $200 al mes) para nuestras usuarias que detecte si sus novios o esposos están acogidos al servicio del ‘Llama-Mami’!”.