Kissimmee, Florida – Los ingenieros de la compañía Walt Disney (auto-denominados Imagineers, título que pueden usar dado que cuentan con la reválida del Colegio de Imagineers y pagan su cuota) hablaron sobre los avances que han logrado en el campo de muñecos robóticos animados que se mueven y hablan simulando a los seres humanos, y que han logrado tal grado de realismo que han sido empleados por los diferentes partidos políticos para crear versiones animatrónicas de los candidatos que acudan a los debates en su lugar.

Carl Yessin, director en jefe del departamento de robótica de la compañía Walt Disney, alabó los logros de su grupo de ingenieros que han conseguido “un grado inigualable no sólo de realismo en cuanto a la apariencia y movimiento de nuestros robots, sino que también estamos en la vanguardia del campo de la inteligencia artificial para hacerlos auto-suficientes”. Yessin contó cómo los robots lograron tanta fama que incluso los diferentes partidos políticos, tanto en el ámbito federal como en el local, les encomendaron que hicieran versiones cibernéticas de sus respectivos candidatos para usar a los robots en los diferentes debates televisados en lugar de los mismos candidatos. “Se nos hizo sumamente fácil acceder a los diferentes pedidos”, aseguró Yessin, “logrando que la versión robótica de cada político fuese una copia casi exacta de éste. ¡Lo más difícil fue que tuvimos que simplificar un poco nuestros algoritmos de inteligiencia artificial, para que nuestras versiones no fueran más mentalmente hábiles que el original!”.


Esta versión animatrónica de John McCain es tan sagaz como la versión humana

Sobre el proceso de programación, Yessin explicó que fue “sumamente sencillo hacer que nuestra aplicación que controla el robot imitara a la perfección al candidato humano, dado que cada político se la pasa repitiendo siempre las mismas cantaletas una y otra vez (¡incluso sin importar cuál fuera la pregunta que le hicieran!). Fue casi tan fácil como programar una serie de frases recalentadas y poner un algoritmo aleatorio que escogiera una de éstas cuando detectara que alguien le hizo una pregunta”. A modo de ejemplo, Yessin enseñó cómo la versión robótica de Barack Obama, el candidato presidencial del Partido Demócrata, respondía a una pregunta sobre su posición sobre la Guerra de Irak acusando a su contrincante republicano, John McCain, de haber tenido mal juicio al pensar que los iraquíes recibirían a los Estados Unidos como liberadores: “¡Miren qué relación tenue hay entre la pregunta y la respuesta! ¡Es por eso que nadie podría distinguir la respuesta pre-escrita del muñeco animatrónico de la respuesta pre-escrita de Obama mismo!”.


Los androides presidenciales en un incómodo abrazo cibernético

Entrando en más detalles específicos, el ingeniero contó cómo produjeron las versiones de los candidatos presidenciales estadounidenses: “Para hacer a Obama combinamos el revestimiento plástico de los muñequitos de ‘It’s a Small World’ de Kenya y de Estados Unidos para lograr la tez de piel correcta, y tiznamos unas orejas de Dumbo para darle un toque de realismo a la cabeza. Sobre McCain, el reto más grande fue el poder capturar la mirada reptiliana y vacía de éste: ¡no saben cuán difícil es restarle apariencia de vida a ojos de vidrio!”. Yessin también intimó que comenzaron planes para hacer versiones animatrónicas de Ralph Nader (candidato independiente a la presidencia) y Cynthia McKinney (candidata presidencial por el Green Party) en anticipación al pedido, pero abandonaron el proyecto cuando se enteraron que en los Estados Unidos, los candidatos a partidos minoritarios no participan en los debates, lo cual les extrañó a los empleados de Disney, porque, en las palabras de Yessin, “¡siempre habíamos pensado que éste era un país democrático!”.


El realismo logrado en el robot de Obama se debe en gran parte a la contribución de Dumbo

El ingeniero también habló sobre el pedido que recibió incluso de políticos puertorriqueños, lo cual inicialmente causó gran confusión en su equipo de trabajo. “Al principio pensamos que se trataba de una broma”, admitió Yessin, “porque estábamos seguros que el tal ‘Puerto Rico’ menta’o era parte de México, y en qué cabeza cabría de que alguien en México tuviera suficiente dinero como para poder costear nuestro producto. Sin embargo, luego de hacer un poco de investigación profunda sobre el tema (¡gracias Wikipedia!) nos dimos cuenta que se trataba de esa pequeña islita caribeña que nos tocó cuando le partimos la madre a los españoles. ¡Nos estuvo adorable que le permitiéramos elegir a su propio gobernador, en vez de simplemente enviarles a alguien que supiera lo que estaba haciendo y que hablara inglés como Dios manda! Pero bueno, money talks and bullshit walks, así que cuando el cheque de los candidatos resultó ser bueno, le metimos mano al pedido”.

La revelación más interesante del equipo de Imagineers fue que durante el último debate presidencial, al igual que durante el último debate entre los aspirantes a gobernador en la Isla, ya estaban utilizado los androides animatrónicos mandados a hacer, de esta manera dándole la oportunidad a los políticos de poder seguir regando su demagogia en persona mientras su contraparte cibernética lo hacía durante el debate. Uno de los televidentes que se chupó el último debate presidencial dijo que la calidad de los robots fue en general muy buena, “aunque siempre sospeché que McCain era un androide: si te fijas, no le hicieron bien los brazos, porque apenas puede levantarlos… además, casi puedes escuchar los goznes rechichar cada vez que se mueve”. Por su parte, un votante boricua que vio el debate en la Isla (con el único propósito de ligarse a Yizette Cifredo), expresó: “¡Ya sabía yo que [el Ingeniero] Rogelio Figueroa era un robot, con esa sonrisita plástica y expresión cadavérica!”, a lo que Yessin contestó confundido: “¿Qué? Nosotros no hicimos ningún robot de ese tal ‘Firoguea’ o como se llame que mencionaste (¡quizás porque le rebotó el cheque!), así que ése de quien hablas debió haber sido el candidato de verdad”.


Ésta NO es una imagen de un robot del Ingeniero Rogelio Figueroa

Yessin finalizó admitiendo que su equipo también construyó versiones robóticas de Joe Biden y Sarah Palin, los candidatos vicepresidenciales, asumiendo que habría más debates entre éstos y que seguramente sus respectivos partidos “pagarían una millonada con tal de evitar que los verdaderos candidatos tuvieran otra oportunidad de abrir la boca y meter la pata”. Sin embargo, luego de terminar el trabajo, se les informó que ya no habría más debates vicepresidenciales, a lo que Yessin respondió molesto: “¡Maldición! ¿Y ahora qué rayos hago yo con este robot de Sarah Palin? Aunque déjame ver…”, musitó mientras le daba una larga mirada libidinosa al muñeco de tamaño real de Palin, “creo que se me están ocurriendo par de cositas…”, concluyó espeluznantemente.