Ciudad México, México – El grupo de pop mexicano, RBD, anunció este pasado fin de semana que después de 4 años juntos, se estaría separarando para que cada integrante pueda continuar con sus vidas y carreras individuales. La separación de Dulce María, Maite, Anahí, Christopher, Christian y Poncho, ha tenido el resultado neto de hacer al mundo un poquito mejor, según investigaciones científicas.

¿Que van a hacer un concierto de despedida? Pero no, no hay necesidad: tómense ya ese merecido descanso

“La evidencia es incontrovertible”, nos dijo el Dr. Ion Paulik, Director del Instituto Checo de Investigaciones Baladís. “Cuando escuché la noticia en mi walkman, caminando hacia mi oficina la mañana de ese gran día, no pude evitar notar que los pajaritos que cantaban como que se escuchaban más alegres. De hecho, me pareció reconocer la canción ‘Beautiful Day’ de U2 en el canto de los pajaritos y pensé que era mi imaginación, ya que de por sí estaba alegre con la noticia de RBD. Coño, qué mal cantan… Pero anyway, aunque sí me imaginé lo de los pajaritos cantando U2, sí era cierto que algo especial estaba ocurriendo”, nos aseguró.

“Lo siguiente que noté fue que mis instrumentos midiendo los niveles de contaminación en diferentes ciudades del mundo, todos registraron un decremento de precisamente 4.675 porciento. Eran 20 ciudades distintas, y todas experimentaron precisamente el mismo decremento y esto fue confirmado independientemente por cinco laboratorios distintos en el mundo. Así de la nada, las condiciones ambientales en estas ciudades mejoraron sin ninguna razón aparentemente”, lo cual aparenta comprobar que la voz de los integrantes de RBD contribuían a la contaminación ambiental.


Los Ángeles, haciéndote sentir bien de que vives en San Juan

“Fue en ese momento que mi asistente, Johan Davidov, entró al laboratorio y me comentó que el amanecer estuvo precioso y se sentía como si el sol brillase un poquito más esta mañana. Miré para afuera, y era apenas perceptible, pero sí, era cierto, se notaba. Unos 15 minutos más tarde recibí una llamada de uno de nuestros investigadores en el telescopio de Monte Palomar, para informarme que una gigantesca erupción solar había tenido lugar en la mañana, lo cual explicaba la observación de mi asistente. Al observar la data me di cuenta que coincidía exactamente con el momento que nuestros instrumentos registraron la baja en contaminación de las ciudades. Algo extraordinario estaba ocurriendo en verdad”, nos dijo emocionado.

“Y no fue lo único que ocurrió. Instrumentos en el Polo Norte registraron que el hoyo en la capa de ozono del planeta se cerró más sin niguna razón aparente, exactamente a la misma hora. Era algo ridículo, era como si la naturaleza se hubiera puesto de acuerdo con hacer del mundo un poquito mejor a esa precisa hora. Por curiosidad, busqué la hora del comunicado de prensa de la separación de RBD, para ver si también ocurrió a la misma hora y era parte de estos bellos eventos, pero no… el comunicado fue dado exactamente un minuto antes. Ahí tuve el momento de revelación… ¡La separación de RBD no era parte del fenómeno, era la causa!”.

¿Que no notaron como el amanecer es ahora más bello después de la separación de RBD? Este corresponsal sí se dio cuenta

El Dr. Paulik nos aseguró que todo parecía indicar a que estos cambios eran permanentes: “Aunque no al mismo nivel, el sol ha mantenido una luminosidad más intensa desde ese día. La baja en contaminación en estas ciudades se ha mantenido constante y los pajaritos ahora están cantando canciones de Disney. En verdad, decir que el mundo es mejor porque RBD no existirá más no es una simple expresión: es un hecho apoyado por datos concretos. ¡Nada más por eso le deben dar a RBD el Premio Nobel de la Paz!”, finalizó.