San Juan, Puerto Rico – En lo que ha sido posiblemente el peor ejercicio de juicio en la gobernación de Aníbal Acevedo Vilá, éste anunció que partir del 11 de agosto, la Autoridad Metropolitana de Autobuses (AMA) y los sistemas de lanchas del área metropolitana estarán brindando transportación gratuita hasta el final del año. La muy buena intención era incentivar a los puertorriqueños a empezar a conocer y utilizar el sistema de transportación pública del país. Sin embargo, ha resultado en que se paralice completamente el sistema de transportación pública del país, ya que el gobierno obvió el hecho de que los puertorriqueños son el pueblo más cachetero del mundo.

“Tenemos un colapso absoluto del sistema”, aseguró Ramón Jiménez, sub-sub-secretario especial del Departamento de Transportación y Obras Públicas. “Sabíamos que ya tendríamos algo de problemas, tú sabes, por eso de que sólo tenemos 150 guaguas, y las lanchas siempre están dañadas, pero no contábamos con esto. Lo que tenemos aquí es que cerca de dos millones de puertorriqueños se han tirado a usar el sistema público de la AMA y el sistema simplemente no da”, dijo con pánico en sus ojos.


¿Viajecitos de gratis en las lanchas de Cataño? Eso fue lo único que necesitó saber la gente de “la isla” para planear su fin de semana

Una investigación de El Ñame arrojó luz sobre la causa de este colapso del sistema público del país: el gobierno no tomó en cuenta el gran número de puertorriqueños que vendrían de toda la Isla a cachetearse el viaje en las guagüitas de la AMA y en las lanchas de Cataño y Hato Rey. “Yo nunca he usado el sistema de la AMA, pues soy de Guayanilla”, nos dijo José Alvarado, mientras daba codazos para entrar en la súper-llena guagua de la AMA. “Pero mano, ¡es gratis! Y como en Guayanilla no hay nada que hacer, pues me vine a pasar el día para acá y ver el área metro de cachete”, nos dijo con sonrisa pícara.

Otra creativa manifestación del cacheteo fue el uso de las lanchas de Cataño como mini-cruceros. “Yo tenía planeado irme de crucero con Yoneida para mi luna de miel: lo tenía planeado ya hacía un par de años”, nos explicó Chepo Rosario, de Isabela, quien se encontraba ataviado en gabán con su flamante novia al lado, haciendo la fila que llegaba hasta el Paseo de la Princesa. “Pero subió la luz, subió el agua, el peaje, la gasolina, llegó el IVU y pues, ya tú sabes. ¡Pero ahora, con la lanchita gratis, podemos darnos el crucerito de 10 minutos en la bahía, y de cachete! Y ya Mami nos dijo que nos dejaba el cuartito para esta noche”, dijo con alegría inexplicable.


Sabemos que muchísimos puertorriqueños disfrutarán del cachete cogiendo la lancha de Cataño a San Juan. Sí, es una lancha de Cataño abarrotada de gente. ¿Que no? ¿Pero cuándo les hemos mentido a ustedes?

Se le preguntó al Gobernador qué pensaba de esta crisis auto-infligida, a lo que respondió: “Yo creo que lejos de ser un fracaso, esto prueba que nuestra iniciativa ha tenido una respuesta positiva de nuestra gente, y estaremos haciendo los ajustes correspondientes para arreglar este congestionamiento, que como todo el mundo sabe, es producto de un problema en nuestra transportación pública que viene de años. ¿Y qué vamos a hacer? (Repitan conmigo, que ustedes saben lo que sigue): ¡tomaremos las decisiones que haya que tomar para arreglarlo!”, dijo mientras su gabinete le hacía coro. “Y total, no es tan grande el problema: mientras esas guagüitas lleven electores a votar el 4 de noviembre, y todo el mundo se acuerde de quién es responsable de que estén viajando de cachete, estamos bien”, aseguró con su incomparable sonrisa.